domingo, 7 de agosto de 2011

Carta al Sr. González Pons

Javier Gil

En este caluroso mes de agosto, al menos para lo que estamos en Madrid, me veo en la obligación de dirigirme a usted, para intentar convencerlo y que deponga su actitud, pues no puedo evitar, cada vez que aparece en el telediario -a diario, prácticamente- o leo alguna de sus declaraciones, sentir vergüenza ajena.
Ud. me dirá que poco le importa, pues no soy de su partido. Y efectivamente, si hay algo en mi vida que tengo claro, es que ni lo soy, ni lo seré nunca. Pero eso no significa que cada vez que usted habla yo tenga que sentir la vergüenza ajena, que irremediablemente siento. Pues sí soy, sin duda alguna, ciudadano español, y usted un importante dirigente del partido de la oposición, y presunto partido de gobierno, a partir del próximo 20 de noviembre. Según todos los indicios, encuestas y opiniones.
En esa medida, insisto no tiene derecho por mucho que se empeñe, en hacérmelo pasar mal a mí y sentir vergüenza por usted, cada vez que abre la boca.
Sr. González Pons, sin acritud, como solía decir el gran dirigente socialista: Felipe González, al que por otra parte, parece votó usted en su día, según sus afirmaciones, me permite que lo dude ¿verdad?
Pues eso, amablemente, como le decía, se está usted convirtiendo, desde que dejó el gobierno del Sr. Camps, y pasó a ser Vicesecretario General de Comunicación del PP, -en el convulso Congreso de Valencia- sin prisas pero sin pausa, en un politicastro, de 'tomo y lomo', sí como se lo digo: inhábil, rastrero, mal intencionado... a pasos agigantados.
Se lo digo, como lo siento, hágame caso, está usted dedicando últimamente más a politiquear, que a hacer política.
Usted, que está considerado el 'Cary Grant' de la calle Génova, que además mantiene legítimas aspiraciones intelectuales, según parece. No puede por: 'un no sé qué, qué sé yo', tirar todo por la borda. Usted no pude hacer cualquier tipo de declaraciones, por intentar quedar bien con su jefe. Usted no puede permitirse asegurar, que la crisis que afecta a España: "la culpa es de lo socialistas porque no saben de economía" y eso "lo hemos pagado muy caro en estos cuatro años". Como acaba de afirmar recientemente en la COPE. No puede usted decirlo, porque además de ser una simpleza, una 'soplapollez', si me lo permite, usted sabe que no es cierto, que todo es infinitamente más complejo.
Y usted no puede decirlo, porque además me hace pasar a mi, una vergüenza ajena inenarrable, como le decía, a lo que sinceramente no tiene derecho, se lo digo de corazón.
Atentamente suyo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario