lunes, 11 de julio de 2011

¡Hagamos que suceda!

Javier Gil

Del discurso de presentación del candidato a la presidencia del gobierno por el PSOE, para las próximas generales, Alfredo Pérez Rubalcaba, del pasado sábado. Además de poner de manifiesto las ideas del candidato, coincidan o no con las del todavía Presidente de Gobierno, coincidencia, que por otra parte no entiendo porqué debiera darse, como he escuchado a algunos. Tratándose, sin género de dudas, de un discurso en clave socialdemócrata, y como tal asumible perfectamente por la militancia y por los órganos del partido.
Como decía, del discurso, que con suma atención escuché, aunque no con la comodidad que hubiera deseado, quiero destacar dos cosas que me llamaron la atención y en las que coincido plenamente, y por lo mismo aprecio y valoro.
La primera, ausencia total y absoluta de ataques al PP, ni nombrándole, ni sin nombrarle -solo se refirió al PP para señalarles como los adversarios, no como los enemigos del PSOE-, como muestra, para mí, de algo que desde las filas socialistas, cada vez era y es más necesario desterrar; los rifirrafes constantes, los ataques por cada cuestión nueva que surge, cuando no los insultos, solo les beneficia a los demás, pero no al PSOE, a las pruebas me remito. Y además, en mi opinión, es causa de la causa, de que los políticos estén cada vez peor valorados socialmente. Que inclina a pensar aquello de: "todos son iguales", y, lo peor, anula la idea y el mensaje, dejando reducido todo a una pelea de vecinas, si se me permite la comparación.
La segunda, es la referencia que el candidato hizo a que la campaña y las elecciones están por empezar y por lo cual: "nada está decidido", afirmación que permite entender, varias cosas. Que el candidato tiene ganas de pelear para ganar, y no resignarse a conseguir una derrota honrosa, que la moral del votante puede y debe recuperarse, tras la debacle del 22-M, pues hay candidato y hay programa -aunque fuera en sus ejes principales-, y, por último, que el tan repetido argumento de que el líder del PP, será sin duda el próximo presidente del gobierno de España, es simplemente un deseo del partido conservador, y no una realidad inevitable como quieren hacernos ver.
Para ello, para que lo anterior pueda evitarse, pues evidentemente es evitable, también Pérez Rubalcaba, mandó un mensaje a todos, a modo de despedida, cuando se despidió diciendo: "Hagamos que suceda"

No hay comentarios:

Publicar un comentario