miércoles, 29 de junio de 2011

El gafe, y sus consecuencias

Javier Gil

No es fácil comprender situaciones negativas, que se le manifiestan a uno reiteradamente, además, con todos sus componentes exclusivos de desgracias. Incluso por más tiempo del que parecería razonable, y que por su ahínco, y constante presencia, solo puede llegar a hacer pesar que se trata simplemente, del conocido 'gafe'.
Jamás he podido creer que tal cosa me pudiera suceder, pero tras los ya largos tres años, que día tras día, no ocurre nada, que no se pueda enmarcar en lo anterior, vamos, en lo que popularmente, es conocido como gafe. Están consiguiendo rendirme.
Y por, otra parte, ni de lejos, puedo pensar que yo lo sea, son muchos años, los que tengo y, salvo excepciones, los que llevo de buena suerte, e incluso, en algunas largas etapas de éxito. Pero, que estoy, desde 2008, siendo sometido a su mal influjo, a su mala, desastrosa, y constante presencia, ya casi no tengo dudas.
Y digo casi, porque me resisto, al cenizo, al que no dejan de ocurrirle desgracias, al que la última vez que algo bueno le pasó, ni siquiera lo recuerda.
De verdad, no pretendo generar chanza, ni broma, nada más lejos de mi intención, pero pienso seriamente que algo ocurre, o al menos a mí, que no termina de acoplarse, que no termina de vislumbrarse, que no deja ver la luz, que incluso, a veces, produce la más absoluta ceguera.
Espero que no sea el común denominador del resto de los mortales, de hecho, todos los días, sigo siendo testigo del éxito inconmensurable de muchos, de lo bien que a ellos les funciona la vida, y de que para ser capaz de capear estos tiempos, de crisis, sobre todo: "hay que ser inteligente y saber aprovechar la ocasión". Pues éstos están triunfando, según manifiestan e incluso se permiten aconsejar.
Bueno, pues yo no, nada de nada, que ni ocasión, porque simplemente no se da, y de aprovecharla menos, y mis desgracias, siguen acumulándose, inexorablemente, hasta terminar extenuado.
Que últimamente vivo, con el interés similar al que teníamos, cuando hacíamos las colecciones de cromos de niños, que nos importaba mas terminarlas que entenderlas, salvo las de fútbol.
O incluso conseguir que, en ocasiones, aluda a la 'mala racha', cuando nunca he creído en ello, que siempre he optado por el método científico, 'coño', de verdad.
Sea como sea, lo siento, pero debo reconocer que tengo el cenizo encima, y me resisto a creerlo, pero los hechos se obstinan, son indiscutibles, y cuando llevas tres años en los que solo te han ocurrido desgracias, y siguen sucediéndose, a diario. ¿ Díganme si algunos de ustedes son capaces de creer en Dios?.


No hay comentarios:

Publicar un comentario