lunes, 20 de junio de 2011

Autoempleo colectivo y emprendimiento

Sostiene Pereira

El movimiento cooperativo se afianza en la ciudad de Rochdale condado de Lancashire, Inglaterra, cerca de Manchester. Fue aquí, que en 1844, un grupo de 28 trabajadores de la industria textil, que vivían en este pueblo, trataron de controlar su destino económico formando una cooperativa llamada la Rochdale Equitable Pioneers Society (la Sociedad Equitativa de Pioneros de Rochdale). La idea tiene su origen a fines del año 1843, en tal época la industria textil se encontraba en su apogeo y proporcionaba una gran actividad en las más importantes manufacturas de Rochdale. Frente al desamparo de la clase trabajadora algunos tejedores recordaron las ideas de Robert Owen.
A modo de referencia podemos agregar que el sueldo promedio era de 23 centavos por un día de trabajo de catorce horas (los niños recibían 6 centavos por día). En la actualidad el desempleo es el mayor problema de la sociedad española, es muy posible que aquellos 28 tejedores, si no hubieran reaccionado con está estrategia de autoempleo colectivo, hubieran sido desempleados en su época. Los poderes públicos, a través de las políticas activas de empleo, tienen que motivar y propiciar las diferentes variables relacionados con el autoempleo colectivo, individual y emprendimiento.
Algunas de estas variables, están relacionadas con los yacimientos de empleo, la formación, la sociedad del conocimiento y el impulso decidido a las empresas creadas por trabajadores, dentro de la denominada Economía Social, máximo exponente del autoempleo colectivo, o bien al autoempleo individual, desarrollado básicamente por trabajadores autónomos.
Autoempleo colectivo ex novo, también desde los poderes públicos, orientando y asesorando a trabajadores en situación de ERES, cierres patronales e incluso en externalizaciones por razones de la producción. Con esta estrategia paliaríamos en parte la sangría del desempleo, además se iría gestando un tipo de economía más horizontal, redistributiva, democrática y justa. Una acción decidida de toda la sociedad, que haga que la “mano invisible”, de Adam Smith, se haga mucho más nítida y sobre todo mucho más solidaria.
Estamos ante un paradigma, una crisis del propio sistema, en esta situación debemos actuar de formas mucho más creativas, globales, sin ningún miedo a superar modelos económicos y sociolaborales, claramente superados. Por eso las formulas de autoempleo colectivo y emprendimiento, tienen cada vez más vigencia, resuelven un conflicto secular el dualismo: Capital / Trabajo. Racionalizan el reparto de plusvalías y sobre todo al crecer en formas más radiales que repartan más el trabajo real, y en un país donde la fuerza de trabajo es intensiva en momentos de crecimiento, dado el peso del sector servicios en la estructura global de la economía española, este modelo es muy eficiente en todos los sentidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario