lunes, 28 de marzo de 2011

El Partido Popular, ¿obrero?

Javier Gil

No deja de ser sorprendente, a mí al menos así me lo parece, lo que bautizaría como: deriva del PP, y ésta la vengo observando, hace tiempo, tanto en lo ideológico como en lo estratégico.
Tras la primera legislatura, del actual gobierno, en la que se utilizaron los atentados del 11-M, en Madrid, y poco más, como argumento de oposición. En el segundo periodo de gobierno socialista, apareció como caída del cielo: la crisis económica, lo que les permitió al Sr. Rajoy y a su equipo -aprovechando la enorme torpeza de José Luis Rodríguez Zapatero, primero al negar la misma y después al minimizarla-, utilizarla como único argumento, exclusivo y excluyente, de oposición, y aferrarse a ella, en la, para mí, débil estrategia de que lo mejor es no hacer nada, pues la propia crisis, por sí misma, hará el trabajo, por mor de la simple lógica.
Lo complicado, y que a la larga, puede suponer un enorme problema para el PP, dada la deriva que refiero, puede ser que en 2012 la economía, tras las medidas adoptadas por el gobierno, y a pesar del desgaste que las mismas llevan aparejado, resulten útiles y la economía, sin terminar de arreglarse, empiece a encaminarse, y vislumbre notables opciones de mejora, al menos a medio plazo.
Lo anterior, me surge tras escuchar, sobre todo esta última semana, aunque no es nuevo, las encendidas defensas y la gran preocupación manifestada por algún dirigente del PP, de los derechos y problemas de los trabajadores, de las pymes..., poco más o menos que erigiéndose en sus representantes naturales, desde siempre.
Más evidente se ha mostrado lo anterior, después de las noticias conocidas, en la que la gran empresa de nuestro país, manifestó su interés en que continuara el Presidente, ya que parece ser que las duras medidas adoptadas están empezando a dar sus frutos.
Y lo que debería se una gran noticia, en cualquier país civilizado del mundo: ¡aquí resulta que no!. Que al partido conservador no le gustan, que le rompen la estrategia de elecciones anticipadas, vamos, que sí todos mejoramos ellos no.
Por otra parte, pensarán, si en Francia Sarkozy, tiene problemas en las elecciones cantonales, así como Merkel en Alemania, no sea que ello se contagie, y salvo la experiencia de Portugal, donde han preferido derribar al mandatario socialista, en lugar de apoyarlo para intentar solucionar los problemas de todos.
Resulte, que en España en 2012, la ciudadanía no se crea que el PP, vaya a defender los intereses de los menos favorecidos, y no se queden en casa, y el PSOE presente otro candidato, y lo que, en principio parecía un auténtico paseo, se convierta en una nueva derrota, y en este caso, teniendo todo a favor.
Yo me permito modestamente indicarles, ¿no será señores del PP, si eso llegara ha ocurrir?, que la causa sea por la evidente deriva que al principio indicaba.
Vds., con todos los respetos, jamás han representado a los trabajadores, y ya sabemos aquello de: 'zapatero, a tus zapatos'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario