viernes, 18 de febrero de 2011

Realidad y Fantasía

Javier Gil

Este artículo se publicó en www.diarioprogresista.es, el día 5/2/2011

Si entendemos la realidad, como la existencia real y efectiva de algo, debemos convenir que los momentos que vivimos no son los mejores, pues la existencia real de la crisis y los daños producidos por la misma, nos hacen ver el presente con un punto de negatividad, más que de esperanza.

Pero si entendemos la realidad como contraposición a la fantasía a lo ilusorio, la situación podría mejorar con el simple ejercicio de añadir más de lo segundo y restarle bastante de lo primero.

Desde una visión de la izquierda, desde una óptica progresista, sin perder la realidad como referencia, la visión no debe ser otra sino avanzar, pues el avance de la sociedad en todos los aspectos, es el fundamento de dicho pensamiento, desde siempre.

Y para ello se necesita incuestionablemente de la fantasía, de la ilusión... etc., un mundo quimérico, que trasformase la realidad, por difícil que ésta fuera, ha sido el objetivo de dicho pensamiento desde sus orígenes.

Siendo la realidad de entonces mucho peor que la de ahora, por grave que sea en la que nos encontramos, reivindiquemos el avance, la quimera, el paraíso, la utopía.

Sabemos que es a nosotros, y no al pensamiento conservador, a quién nos corresponde ese ejercicio y en consecuencia el esfuerzo. Dejemos la realidad y su estudio, y dediquémonos a cambiarla, a modificarla, con la imaginación necesaria y con las políticas que siempre hemos contado y seguimos contando. Por ello, dejémonos de análisis, y más análisis, del porqué de la crisis, algo que ya no tiene solución, y pongámonos, como digo a ilusionar a la sociedad, para que se movilice y todos juntos cambiar la realidad, y convertirla en fantasía y progreso.

Así se ha hecho siempre y debemos seguir haciéndolo para conseguir los avances que históricamente han logrado la socialdemocracia en el mundo, y que han mejorado incuestionablemente ‘las vidas de las gentes’.

El primer objetivo está relativamente cerca: acudir a votar masivamente, el próximo 22 de mayo, el momento parece oportuno, en plena primavera, con lo que la estación tiene de inicio del ciclo vital, y de transición entre el frío invierno y el cálido verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario