jueves, 10 de febrero de 2011

KIFAYA

Sostiene Pereira

LA SOLUCIÓN PASA POR KIFAYA. (El laberinto Egipcio).

Desde el año 1987, en muchas ocasiones he viajado a Egipto por diferentes razones. Cuento entre mis amigos algunos ciudadanos Egipcios, alguno de ellos teólogos de Al-Azhar, gracias a ellos he podido acceder a ese gran centro del saber, la cultura y la filosofía del mundo musulmán.

En el año 2003, tras más de dos décadas sin grandes movilizaciones, miles de egipcios salieron a las calles para protestar contra la invasión estadounidense de Irak. Estas manifestaciones se unían a las que se venían realizando en apoyo al pueblo palestino durante los meses más duros de la segunda Intifada.

En este contexto, observando este enorme éxito “un grupo de personas de diferente origen político, desde comunistas a islamistas pasando por liberales, se reunieron para intentar sacar adelante una declaración de mínimos, con la que poder dirigir este movimiento de protesta contra el Gobierno dictatorial de Mubarak, según informaciones de George Ishak, coordinador del movimiento Kifaya. (Basta ya).

El movimiento Kifaya, representa un movimiento laico y un movimiento de clase media. Ahora dicho movimiento está diluido.

En aquel contexto, la política del gobierno republicano de Bush (junior) y en boca de Condoleeza Rice : “estabilidad es mejor que democracia”.

Por otro lado los Hermanos Musulmanes, representan a las clases bajas egipcias, con una estructura social y asistencial bastante potente.

Parece claro que viene existiendo una alianza tácita entre este grupo y el presidente Mubarak, en base a plantear una amenaza latente y permanente, que pasa por que los países Europeos y EEUU, no dejen caer al régimen y tienda a un modelo democrático, por miedo a crear un estado integrista e intransigente en el país.

Egipto es el país más estratégico del mundo, en la actualidad, no sólo desde el punto de vista geopolítico, económico a través del Canal de Suez, en recursos naturales a través de la presa de Assuan, (teniendo en cuenta que el agua potable, ya, es un problema estratégico en todo el mundo y es muy posible que sea más importante que el petróleo, en las próximas décadas), además desde el punto de vista religioso-cultural, es vital para todo el mundo musulmán, dado que Al-Azhar es el centro de referencia para todo el mundo islámico de la mayoritaria fe sunni, además es la universidad más antigua del mundo con funcionamiento ininterrumpido.

El sheij de la institución musulmana de Al Azhar, Ahmed al Tayeb, condenó el atentado que el día de nochevieja donde murieron 21 personas, frente a una iglesia Copta, en la ciudad egipcia de Alejandría e instó a "la unidad entre la cruz y la media luna".

"Los enemigos del Islam y de los egipcios quieren empujar al país a una guerra sectaria", manifestó Al Tayeb, que dirige la máxima instancia sunní, en una rueda de prensa que dio en la sede de su institución, la más prestigiosa de esta rama del Islam.

El líder religioso insistió en que el ataque, que calificó de "raro", "no se puede atribuir ni a un musulmán ni a un egipcio", y aseguró que ha sido planeado desde el exterior del país.

"El terrorismo está al acecho de todos nosotros", señaló el jeque, que añadió que por eso "la unidad entre la cruz y la media luna [símbolos del cristianismo y el Islam] se necesita ahora más que nunca".

Kifaya puede ser la única Ariadna, que lleve a Egipto a la salida del laberinto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario