lunes, 14 de febrero de 2011

En defensa de las Cajas

Noel Leunam

En diciembre de 1702 un cura aragonés, el Padre Piquer (de nombre Francisco), en el Hospital de la Misericordia de Madrid introduce en una cajita en su habitación un real de plata y delante de sus conocidos, con este pequeño discurso “Sean Vds. testigos de que este real de plata que echo en esta caja ha de ser el principio y fundamento de un Monte de Piedad que Dios ha de fundar para sufragio de las ánimas y socorro de los vivos” funda el Monte de Piedad de Madrid, antecedente remoto de la actual Cajamadrid, que se convierte en Caja de Ahorros de Madrid al estilo francés imperante en época siguiente cuando el Marques Viudo de Pontejos establece los depósitos remunerados para que “las clases menos acomodadas puedan depositar cortas cantidades, percibiendo réditos, con facultad para retirarlas siempre que les convenga”(así rezaba el Real Decreto de octubre de 1838 firmado por la Regente Maria Cristina que hacia nacer ala Caja de Ahorros de Madrid).

A lo largo del Siglo XIX el modelo de caja se consolida como un negocio con fin benéfico, entendido como una financiación a tipo de interés moderado (comparado con la usura practicada en la época) y casi sin necesidad de garantías, y también como una formula para premiar el ahorro, con una alta retribución de los recursos depositados por los pequeños ahorradores que no tenían acceso a la banca existente.

En el pasado Siglo XX, en la etapa republicana en 1933, se establece su carácter benéfico social, su acción coadyuvante del Estado y su fin complementario social, benéfico y cultural y tras la Guerra Civil amplia su actividad financiera colaborando en las inversiones sociales del Gobierno, en infraestructuras, en bonos del Estado, en proyectos del INI, etc.….

Como Monte de Piedad de Madrid (1702) se centró en atender las demandas económicas de los más necesitados, con préstamos gratuitos a 18 meses, garantizados con alhajas y ropas. El padre Piquer intentaba suavizar los abusos de la usura y captaba recursos a través de limosnas particulares, créditos contra la Real Hacienda, depósitos sin interés y otras vías. Pronto se detectó la insuficiencia de recursos. De esta actividad se beneficiaron al comienzo 3.037 personas que recibieron 598.342 reales. En 2002 en proyectos sociales mas de cinco millones de personas recibieron 143 millones euros procedentes de su actividad financiera.

Otro dato de interés, en 1945 abre una sucursal en un pueblo de Madrid: Villaverde Alto. ¿Se imaginan como sería Villaverde en ese año….totalmente alejado del centro capitalino?

Podríamos seguir dando mas y mas datos e hitos históricos, pero creemos que son suficiente muestra del porque de su existencia y a quien verdaderamente hacen la competencia, que es quien se ha encargado, no solo en España sino a nivel internacional, de denostar la encomiable labor ejercida por las Cajas de Ahorros en pro de una mayoría de ciudadanos que de no haber existido no hubieran tenido la oportunidad de emprender sus pequeños negocios, adquirir sus humildes viviendas, tener su primer coche de baja cilindrada, etc.….etc.…etc.….

Por eso solo decimos que cuidado con lo que hacemos con la Reforma de las Cajas, que, aunque seguro que en los últimos tiempos no han actuado con toda la diligencia y rigor que les era exigible, si las bancarizamos y privatizamos igual colaboramos en la creación de un oligopolio no deseado de presumibles no queridas consecuencias e igual conseguimos que en algún pequeño pueblo de la región madrileña (o de otro lugar de España) desaparezca la oficina existente y su moradores tengan que venirse a la capital a realizar sus ingresos, sus gestiones y sus reintegros de su pensión por la falta de rentabilidad que otorga esa oficina, en ese pequeño pueblo, al accionista de referencia.

Si desaparecen, las Cajas y sus sucursales ¿Quién va a socorrer a los vivos que queden en este mundo? ¿El señor Botín? No lo creo. ¿Va a tener que volver otro Padre Piquer a arreglar el desaguisado? No dejemos que eso ocurra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario