sábado, 11 de diciembre de 2010

¿Por qué se equivocan los analistas?

Antonio Miguel Carmona

Este artículo ha sido publicado en www.eleconomista.es, el día 10/12/2010

Apenas quedan unas semanas para que acabe el año y parece claro, a la luz de los últimos datos, que (casi) únicamente el Gobierno de la nación va a acertar en su previsión de crecimiento económico para 2010 situada en el -0,3%, y que aquellos que preveíamos un crecimiento entre el -0,3%y el 0% no andábamos muy desacertados.

Las predicciones económicas son probabilísticas y no deterministas: nunca será buen economista, decía Keynes, quien no sepa econometría.

El norteamericano Edward Prescott y su alumno de postgrado el noruego Finn Kydland, ambos premios Nobel de Economía en 2004, revolucionaron la teoría macroeconómica a principios de los ochenta (Time to build and aggregate fluctuations, Econometrica, 50).

Ya venía Prescott,discípulo de Robert Lucas, de darle un varapalo al análisis (keynesiano) de la demanda agregada.

Entre las páginas 1.345 y 1.371 del número citado de Econometrica, Prescott y Kydland muestran cómo los ciclos económicos no se producen por el mal funcionamiento de la economía derivado de la inestabilidad de la demanda (Keynes), sino por la afectación deshocks tales como el precio del petróleo (1973), huracanes en el Caribe, crisis financieras o, sobre todo, el impacto de una nueva tecnología (Schumpeter).

A partir de ahí hay que introducir un nuevo método, la calibración, con el fin no sólo de tener en cuenta los shocks que recibe la economía sino también el comportamiento de los agentes ante estos cambios bruscos, dejando anticuado el análisis de la curva de demanda agregada, cuya capacidad de predicción es la misma que la de un niño de cinco años.

Algunos situamos la previsión de 2010 entre el -0,3% y el 0%, utilizando rudimentariamente las herramientas de Prescott, mientras el Gobierno de la nación apostaba del mismo modo por un -0,3 % para el año que ahora acaba.

Tengo que decir que la mayoría de los servicios de estudios están compuestos en España por analistas muy prestigiosos y sobradamente capaces de dar un giro a los modelos predictivos.

Las previsiones para 2010, empero, publicadas a principios de 2009, del Banco de España (-1%), de la Unión Europea para España (-1%), de la OCDE (-0,9%) o del FMI(-0,8%) acabaron alejándose vía demanda agregada de la realidad.

Esto llevó a tener que rectificar a institutos del prestigio de AFI (-0,8%),Funcas (-1,2%), el ICAE (-1%), así como también a otros como el Instituto de Estudios Económicos (-1,1%) o el de Flores de Lemus (-0,8%).

De la misma forma, los servicios de estudios de las grandes compañías también contemplaron sólo una parte de la realidad, tal como ocurrió con el de Repsol (-1,4%), Caja Madrid (-1%), BBVA(-0,5%), Cemex (-0,6%) o el Santander (-0,7%).

Por supuesto, sin tener en cuenta las previsiones del Partido Popular o de Faes, que se situaban literalmente en el -2%, y sin citar tampoco a cientos, más bien miles, de artículos periodísticos.

El misterio del acierto no forma parte de la sabiduría del investigador, sino de lautilización de métodos cuantitativos acertados.

Antonio Miguel Carmona. Profesor de Economía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario