lunes, 27 de diciembre de 2010

No pienso volver a Valladolid, con ese alcalde

Javier Gil

No quiero volver a Valladolid, con ese alcalde, y tengo ciertamente una muy poderosa razón para seguir yendo, como he venido haciéndolo desde hace más de 20 años. Mi hermano, el tercero, y mis sobrinos, viven allí desde entonces, y mis viajes a la vieja ciudad castellana han sido frecuentes. Por otra parte, se trata de la capital de la Comunidad de la que soy originario, y porque además, desde que tiene AVE, es más cómodo y agradable el viajar hasta allí.
A pesar de ello, no voy a volver a Valladolid, sólo y exclusivamente porque el alcalde actual (qué recuerdo más grato guardo de Rodríguez Bolaños, acalde desde 1979 y hasta 1995), de la ciudad, es un señor que insulta, que denosta, que agravia, que veja, que difama...etc. Esto es, lo que se conoce popularmente, como un 'faltón'. Aunque, sea más grave, pues lo hace con rancios comentarios machistas, y representando a una ciudad como Valladolid.
Pero lo peor, según información de él mismo, es que lo anterior le sale gratis. Y paso a explicarlo: el pasado octubre, como es conocido por todos, le dedicó a la Sra. Pajín, una serie de comentarios de esa índole, y, tras unas primeras dudas, terminó pidiendo disculpas, supongo que de mala gana, por lo que sigue.
Hete aquí, que ayer mismo manifestó que aquellos comentarios, lejos de causarle perjuicio electoral de cara a las próximas elecciones municipales, a las que entiendo pretende volver a presentarse, y como sería lo razonable, lejos de perjudicarlo, según sus propias palabras, como si de un boomerang, se tratara, le han beneficiado. Afirmando que lo comprueba por manifestaciones de la mayoría de la ciudadanía que le realizan, constantemente.
Y yo pienso, a este señor, le eligen alcalde, la mayoría de los ciudadanos vallisoletanos con su voto, y según afirma, aquél episodio, lejos de causarle serios perjuicios, le ha dado más apoyos, que supongo se confirmaran en las urnas, el próximo mayo.
Voy a esperar hasta mayo, por supuesto, pero si lo anterior se confirma, desde luego, deberán ser mi hermano, mi cuñada, y mis sobrinos, los que tengan que venir a Madrid, para vernos. Pues, desde luego, yo no voy a volver, y no lo voy a hacer, pues en una ciudad donde a la mayoría, de los paisanos les parece bien las 'lindezas' que expresa su alcalde, y le votan, no merece mi presencia.
Ya imagino, que a ellos, les importará muy poco mi ausencia, pero cada uno lucha con los medios que tiene a su alcance y los míos son escasos.
Al menos tengo la esperanza, que cuando les explique porque no voy, sirva de reflexión a mis adolescentes sobrinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario