viernes, 26 de noviembre de 2010

Pero no es verdad

Antonio Miguel Carmona


Este artículo ha sido publicado en www.elplural.com, el día 25/11/2010

El PP nos quiere hacer creer que si viene Rajoy el paro caerá y la solvencia de España aumentará ipso facto

Todas las naciones europeas sufren la escasez de crédito en los mercados de capitales dirigiendo las instituciones financieras a la quiebra y reduciendo la capacidad de financiación de los Estados y de los ciudadanos a la nada. La posibilidad de acceder a los mercados de dinero dependerá de la solvencia de las instituciones de cada país -financieras y públicas-, de su competencia para recuperarse y de su aptitud frente al riesgo. La probabilidad de hacerlo en condiciones favorables es simplemente ninguna


Conviene recordar que la crisis se originó en Estados Unidos a partir de un irracional crecimiento de los precios provocado por aquellos que depositaron en el mercado la única esperanza. Lejos de pedir disculpas continúan graznando los pavos reales.

Opacidad
La crisis financiera presentó después sus credenciales como consecuencia del derrumbe inmobiliario y la opacidad anarcocapitalista de los activos financieros ficticios -ilustre resultado de las propuestas conservadoras, mal llamadas liberales, simplemente arcaicas-. Lejos de pedir disculpas el cloqueo de los pavos reales neoliberales se mantiene intacto.

Los pavos reales
Las instituciones financieras sufrieron sucesivos impagos, explotadas en los mercados de modo feudal, entraron muchas de ellas en quiebra; sin financiación la demanda entonces se derrumbó, el cierre de empresas, el desempleo se dispararon, el sector público en todos los países observó como se abatían los ingresos y se multiplicaban los gastos como consecuencia de la protección de los menos favorecidos y el impulso de la inversión pública frente al deterioro de la coyuntura (y a veces por el despilfarro). Los déficits, entonces, se dispararon, especialmente en Estados Unidos y en el Reino Unido, teniendo que financiarlos con endeudamiento, inundando en suma los mercados internacionales de deuda soberana. Y, sin embargo, los pavos reales, sacerdotes del mercado y del darwinismo económico, glugluteando aún, ¡ay Dios mío!, sus antiguas recetas.

La respuesta de Inglaterra
Al Banco de la city se le ocurrió entonces financiar los déficits a través de la compra de Deuda por parte del banco emisor. Los bonos británicos eran adquiridos por el Banco de Inglaterra provocando un aumento de la masa monetaria y la consiguiente depreciación de la libra esterlina. Estaban aguantando el tirón no dejando al sistema financiero y al sector público desamparados. La Reserva Federal norteamericana, del mismo modo, cubría gran parte del monumental déficit federal emitiendo moneda y adquiriendo bonos. El último movimiento, hace escasos días, ha sido el inicio de la compra de bonos norteamericanos por valor de 600.000 millones de dólares. El Banco Central Europeo dejó, sin embargo, a la capacidad de ajuste de cada uno de los estados su credibilidad ante el mercado de capitales y ante los movimientos especulativos que los grandes operadores arrostraban contra la Deuda Soberana y contra la capacidad de los bancos de acceder al dinero.

Solos en la madrugada
Sin la protección del Banco Central Europeo –a diferencia de la actitud del Banco de Inglaterra y de la Reserva Federal-, las naciones europeas, cada una sorprendida según su carácter, tenían que afrontar solas el cierre de los mercados de capitales. Nadie prestaba a nuestros bancos y esto suponía que ni siquiera pudieran fiar a los ciudadanos, ni tampoco fueran capaces de afrontar los vencimientos de las deudas contraídas con anterioridad.

La Europa de los chapuceros
Los tiempos mostrarán la verdad : el Gobierno conservador griego mintió con las cuentas públicas y, cuando los socialdemócratas levantaron la alfombra y descubrieron el fraude, tuvieron que reconocer un mayor déficit, siendo penalizados de inmediato por el mercado de capitales.

Un enfermo
Tarde, mal y nunca, los europeos -si es que existe esa ciudadanía en un entorno sin gobierno-, decidieron crear un fondo por si se repetía un problema similar : nacía el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Una Europa de chapuceros que intervenía a un enfermo que ya casi estaba clínicamente muerto. La negligencia financiera de las autoridades comunitarias pasará a la historia por la acidia y el descuido.

Axel Weber dixit
De forma temporal, no vayan a herniarse, el Banco Central Europeo aprobó el Programa de Compra de Bonos Gubernamentales (SMP), un mecanismo parecido al norteamericano o al británico, salvando las distancias, de una timidez extrema y de un paroxismo mítico.

Merkel
Apareció Axel Weber, avaro de sus horas, miembro del Consejo del BCE y responsable del Bundesbank, crítico sumo a que el banco emisor del euro compre bonos de los Estados. Con una cierta impertinencia afectada, convierte en anatema para la ortodoxia y prefiere dejar morir al enfermo antes que medicarlo por si acaso le sube la fiebre. Merkel, que habla un francés depurpado, adalid de la desmemoria, sigue sin acordarse de los esfuerzos realizados a principios de los noventa para financiar una Alemania que se reconstruía y que generó los más profundos desequilibrios monetarios en una Europa que parecía tener futuro.

¿Arde Dublín?
Los pavos reales nos pusieron la cabeza como un bombo defendiendo el Estado mínimo. Qué gran ejemplo: Irlanda ; con un impuesto de sociedades en el 12,5%, la minimización en suma de los ingresos públicos, todo al albur de los mercados. ¿Estado? ¿Para qué? El tigre celta se convertía en las universidades en la espada contra los socialdemócratas. Y, mira tú por donde, el tigre celta se ha convertido en un gatito, en un pobre minino incapaz de evitar la quiebra de su sector financiero. ¿Podrán ustedes creerse que los pavos reales siguen voceando sin descanso sus recetas antifiscales?

¿Dónde está el médico?
De nuevo se ha esperado a que el enfermo entre en coma. Irlanda ha visto casi morir a su sector financiero, incapaz de financiarse en los mercados internacionales de capitales, ya no sólo para alentar su economía sino simplemente para poder pagar los vencimientos de sus deudas. Con la resignación del insecto torturado por los niños, el Gobierno irlandés ha tenido que sufrir una multiplicación extrema de los intereses que han de financiar su déficit, incapaz entonces, gatito ahora, de sostener su economía.

La receta
Ya estaba el enfermo en coma cuando por fin llegó el médico. Y financiamos desde la Unión Monetaria y desde el Fondo Monetario Internacional con casi 90.000 millones de euros la salvación del crédito en Irlanda. Eso sí, obligando al Primer Ministro, Brian Cowen, a impedir que el Gobierno se endeude, planificando un recorte de 15.000 millones de euros en el abultado déficit, 10.000 reduciendo el gasto y 5.000 aumentando los ingresos. Obligando a tener que eliminar de la función pública a 24.750 empleados y, sobre todo, subiendo los impuestos. Es decir, elevando el IVA hasta el 23% (han leído bien, ¡hasta el 23%!). Me imagino a los pavos reales sin cabeza revoloteando desesperados por las universidades y las academias.

El Apocalipsis: para Keith Wade, de Schroeders, ni Grecia, ni Irlanda, ni Portugal, formarán parte del euro dentro de cinco años. Se equivoca.

El caso de España
Los movimientos especulativos, las posiciones en corto, las ventas de Deuda se suceden por parte de aquellos operadores que se están haciendo ricos viendo cómo caen las cotizaciones tras apostar por un derrumbe de las mismas que ha sido la causa a su vez del descenso.

España
España no tiene mucha Deuda emitida, pero tiene varios problemas que la debilitan. Más de cuatro millones de parados que se convierten en un ancla que no permite recuperarse la demanda de la nación. Un endeudamiento privado sobredimensionado que evita que podamos endeudarnos en mayor medida con el fin de levantar por este lado la demanda. Y una oposición irresponsable que vota en contra de las medidas que hemos desarrollado todos los Estados para evitar una hecatombre. Conviene recordar que el término hecatombe proviene del griego “cien bueyes”, los mismos que se sacrificaban en las fiestas religiosas de Atenas implorando a los dioses, de la misma forma que inmolamos el Estado del Bienestar al Yahvé del mercado libertario de delincuentes y transgresores.

Irresponsables
Hemos sido capaces de colocar este martes pasado más de 3.500 millones de euros en Letras a tres y seis meses, pero, ¡a casi el doble de interés que hace unas semanas! Los grandes operadores nos atacan sin misericordia mientras el Gobierno soporta la colocación de Deuda aún a tipos más altos, recorta el déficit para evitar más emisiones y las instituciones financieras aguantan que los mercados de capitales les den la espalda.

Lo que hace el PP
Mientras, los responsables del Partido Popular alimentan los oídos del mercado explicando que estamos peor de lo que creíamos, que la deuda española está en peligro y que si viene Rajoy, con su cargamento de fruslerías, el paro caería en semanas y el nivel de solvencia de la economía española aumentaría ipso facto.

Si fuera por…
Como Catón, según Plutarco, ceterum censeo Carthaginem esse delendam. Si por los mercados especulativos fuera, la oposición irresponsable, las autoridades monetarias indolentes o, simplemente, el graznido de los pavos reales… delenda est Hispania.

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

No hay comentarios:

Publicar un comentario