lunes, 29 de noviembre de 2010

Pablo Iglesias, primer escaño socialista hace cien años

Javier Gil

En este año, en el que se está celebrado el centenario de la Gran Vía madrileña, también se cumplen los 100 años de un hecho, que con todos los respetos a la tradicional y conocida calle madrileña, me parece de suma importancia para la historia política y social de nuestro país. El 10 de junio de 1910, firmando su acta de diputado, el fundador del PSOE y de la UGT, en las elecciones del 8 de mayo había conseguido 40.899 votos, de este modo, se convirtió en el primer diputado socialista en entrar en el Congreso de los Diputados, gracias a la Alianza republicano-socialista.
Pablo Iglesias (1850-1925) consigue ser diputado, enfermo, y a punto de cumplir los 60 años, y a pesar de ello, en los primeros cuatro años en el escaño, su actividad fue constante, y su soledad en el Parlamento se veía compensada con el apoyo que recibía fuera de él, al terminar las sesiones por parte de sus seguidores. La primera referencia a Pablo Iglesias como diputado aparece en el Diario de Sesiones del 16 de junio de 1910, su primera intervención oral se produce el 25 de junio, consistente en debatir, con un diputado por Jerez, Pérez Asensio, sobre la contradicción aparente de representar a la clase obrera sin ser obrero. "Usted no es obrero, pero vive de los obreros" le espetó el diputado. Y Pablo Iglesias presumió de su oficio de tipógrafo, y argumentó que el hecho de estar allí, sólo respondía a que había sido elegido por sus compañeros para representar a la clase obrera en el Congreso.
La vida del fundador del PSOE y de la UGT, no fue fácil, llegado a Madrid con nueve años, acompañado de su madre y su hermano, desde su El Ferrol natal (al morir su padre), las condiciones de miseria que se encuentra el mismo y su familia en la Capital, le obligan a ingresar en un hospicio, junto con su hermano Manuel, donde estaría hasta los 12 años.
A partir de entonces, y pese a su corta edad, decide adoptar la profesión de tipógrafo y empezar a trabajar como aprendiz. Funda el PSOE, con un pequeño grupo de trabajadores y médicos, el 2 de mayo de 1879. Y su trabajo por mejorar las condiciones de vida, de los menos favorecidos, es su única y abnegada dedicación, convirtiéndose, en un auténtico líder, hasta llegar a conseguir el escaño en 1910, aunque ya había sido elegido concejal del Ayuntamiento de Madrid, en 1905.
Su imagen de líder obrero, su demostrada austeridad durante toda su vida. Su gran capacidad, pese a su escasa formación, y la lucha por mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora, a la que se dedicó plenamente. Hace que en estos tiempos su figura se agrande, y nos haga, para ser justos, sentirnos orgullosos de él, yo al menos lo estoy, y, sin ninguna duda. Por ello quiero, antes de que acabe el año, felicitarme y felicitarnos, por el 100 aniversario del escaño, de suma importancia para todos los socialistas, como posteriormente hemos podido demostrar y seguiremos demostrando.
A pesar del interés, históricamente manifestado de multitud de personas, de la derecha, por denostarle, o, al menos, ensombrecerle. Utilizando para ello, todo tipo de opiniones malintencionadas, e incluso mentiras, para sembrar la duda acerca de su figura, y su actuación política. Utilizando para ello, incluso, argumentos de historiadores, presuntamente prestigiosos, y, como no, utilizando la mentira.
¡Habrá a quién puedan sorprender!, a mí desde luego no, pues los conozco bien, desde hace muchos años, y por otra parte, no deja de ser su habitual: modus actuandi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario