lunes, 15 de noviembre de 2010

La inteligencia y el dolor

Antonio Miguel Carmona


Publicado en el www.elplural.com el día 15/11/2010


Cada día estoy más convencido de que la inteligencia es la característica más preciada en política. Sin inteligencia los errores se suceden como una cadena de estupideces cuyas consecuencias a veces son irreparables.

La izquierda abertzale, acostumbrada a justificar, amparar y apoyar el terrorismo, ha enviado una serie de señales que no deben pasar desadvertidas : dejar las armas. Sin embargo, en esta orilla, como siempre, un grupo de zaborreros, con la simplicidad de una ameba y la capacidad de esfuerzo de una rama, desde las filas del Partido Popular, comienza una cacerolada acusando al Gobierno de la Nación de negociar con la banda terrorista, ponen a escurrir hasta la calumnia a Eguiguren y se rasgan las vestiduras como si ellos fueran los únicos asesinados.

Yo soy de los que piensan que no debemos dar un paso atrás en ninguno de los sentidos de una lucha terrorista que desde Interior y Justicia ha cosechado en los últimos años innumerables éxitos. No estoy de acuerdo con muchas apreciaciones de Eguiguren y creo, sinceramente, que debemos tener cuidado en no caer en la candidez de dejarnos engañar, como ha sucedido a todos (repito : a todos) los gobiernos anteriores.

Pero las señales son evidentes. Por primera vez, en noviembre de 2009, hace ahora un año, la izquierda abertzale manifestó en la Declaración de Alsasua que los únicos métodos legítimos no podían salir de lo estrictamente político. Para mayor abundamiento sus líderes abrazaron y se adhirieron a los Principios (del Senador) Mitchell con el fin de dejar la violencia. No pocos presos etarras han profundizado con declaraciones públicas en relación a dejar definitivamente la violencia. El acuerdo con Eusko Alkartasuna, Lortu Arte, es una evidencia que deja ver un horizonte esperanzado. Hay que ser imbécil para no ver esto.

Otra cosa es que seamos cándidos y creamos que estas decisiones son definitivas. He dicho, y mantengo, que no daremos un paso atrás en la lucha antiterrorista. Ni el gobierno cederá –como no ha cedido un ápice, salvo el gobierno de Aznar acercando presos al País Vasco, tras las conversaciones que mantuvieron con la banda-, ni los jueces dejarán de juzgar a Otegui con las mismas garantías con las que se le condenó hace un año y medio por haber participado en el acto homenaje a José María Sagarduy.

Pero lo que más me llama la atención es el nerviosismo de las partes de este lado del río : especialmente aquellos partidos políticos que, o simplifican obscenamente sus mensajes que les genera un tráfago insuperable, o aprovechan los extremos de una cuerda formada por la esperanza y el dolor para cortar el porvenir de muchos españoles. El PNV proponiendo un polo soberanista y el PP arengando a las personas bien intencionadas y, a veces, lamentablemente, poniendo encima de la mesa el dolor.

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

No hay comentarios:

Publicar un comentario