martes, 16 de noviembre de 2010

El profesor Carmona: capacidad, bonhomía y el liberalismo auténtico

Reproduzco literalmente el artículo publicado en www.ibercampus.es, por el periodista y escritor Graciano Palomo, sobre las virtudes que, a su juicio, conforman la figura del Secretario de Economía del PSM-PSOE, y profesor de Economía.
El burgalés, nacido en 1954 en Villanueva de Gumiel, Graciano Palomo, es director de Fundalia, editor de Ibercampus.es (el digital de la enseñanza superior de España e Iberoamérica), y además de articulista habitual de www.elplural.com. Está considerado el biógrafo del ex presidente Aznar, siendo autor de varios libros sobre él, y sobre la actual derecha española. Desde, El vuelo del halcón, en el ya lejano 1990, hasta el último, editado en 2008, y titulado: Rumbo a lo desconocido, pasando por el publicado, creo que en 2006; De Aznar a Rajoy: La maldición de Casandra. Han sido cinco los libros escritos, sobre dicha materia. Es, además, autor de otros libros sobre distintas temáticas, y colaborador con distintos medios, en su ya larga vida profesional. Por Javier Gil

GRACIANO PALOMO 16 noviembre de 2010

El profesor de Economía del CEU, Antonio Miguel Carmona, es no de los casos más deslumbrantes que conozco en mi ya extensa y abigarrada vida profesional de COMUNICACIÓN desde postulados académicos.

¿Hay alguien que no conozca en este país al responsable del área económica del PSM? Es, como diría el clásico, un comunicador para todas las estaciones. Ya dijo Felipe González que si volviera al gobierno le nombraría “ipso facto” ministro de Economía. Porque junto a conocimiento y capacidad técnica, que la tiene y muy acreditada, Carmona sabe captar el mensaje, deglutir la almendra y ofrecerla en ‘román paladino’. Por eso está en todas las tertulias televisas. Las de izquierda, centro, derecha y aún muy de derecha. No quiere decir extrema. Este es al fin y a la postre un papel cibernético universitario.

Bonhomía

Otra de las claves que no se estudian en las escuelas y facultades de Comunicación es la bonhomía. Siempre he mantenido que nada que no es verdad puede permanecer. Por eso fracasan las operaciones de salón destinadas a presentar a los dirigentes políticos como lo que no son. Hay ejemplares a millares en España y millones a lo largo y ancho del mundo.

Se trata de ser buenas personas; antes que nada. Y eso se nota en la cara. Es lo que tiene Carmona.

Llevo en esto del periodismo político la friolera de treinta años. He conocido a centenares de grandes dirigentes en España y en el mundo. Desde a Adolfo Suárez, Felipe González, Calvo Sotelo, Aznar, Rajoy, Zapatero. Ronald Reagan, Margaret Tachero, Helmut Khol, Sandro Pertini, etc…Nunca había conocido en nuestro país –con las excepciones de Suárez y González-un tipo con unas condiciones innatas tan formidables para “TRANSMITIR”.

Socialista a fuer de liberal

Bien, pues tengo que escribir y escribo que la falta de sectarismo en la persona de Carmona es otra de las claves. Por eso, por ejemplo, acude sin ir más lejos al programa de una meapilas como Cuca de Vinuesa.

Carmona, antes que nada, es un liberal auténtico; no un camuflado como hay muchos de esa pretendida ideología y luego resultan que cuando ven un euro público flotando se lanzan en plancha.

O como esa vieja periodista conocida como Curry “Jovenzuela” que se dedica a poner verdes a los políticos socialistas por gastadores y cuando estuvo en el Consejo de Administración de RTVE por el PP (va de independiente) se comió literalmente medio millón de pesetas en comilonas que nada favorecían su labor de representación en el ente público.

Antonio Miguel Carmona es un tipo joven. Dará mucho juego en los próximos años. Si yo fuera Rajoy ya estaría fichándole como “independiente”. O siquiera como asesor externo.

¡Carmona, sálvanos a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario