viernes, 1 de octubre de 2010

Encuestas: Tomás Gómez es el único capaz de ganar a Esperanza Aguirre


Antonio Miguel Carmona


Publicado en el www.elplural.com el día 30/09/2010

No es oro todo lo que reluce, ni harina la que blanquea. Las encuestas las carga el diablo, ya lo decíamos hace días, y, de repente, muestran que el candidato al que más votaría la izquierda madrileña y los ciudadanos de Madrid es Tomás Gómez.

Nos confundió como un dédalo -a los que conocíamos al protagonista y el discurso-, aquella encuesta no firmada y filtrada de forma parcial, dado que la virtualidad demoscópica no se ajustaba bien con una realidad que parecía decir lo contrario.

Afortunadamente, bien pronto, la mayoría de las encuestas comenzaron a favorecer a Gómez, relegando como mandrias a aquellos que sostenían lo contrario: Tomás es el mejor candidato para enfrentarse a Esperanza Aguirre. Telecinco mostraba una contundente inclinación por el candidato madrileño con un 70% de preferencia frente a Trinidad Jiménez (18 de agosto de 2010). El diario El País, en su versión digital, mostró que los votantes que preferían a Gómez representaban un 57% del total de encuestados (21 de septiembre de 2010). La Vanguardia otorgaba una preferencia de voto para Tomás entre los votantes madrileños de un 71% frente a un 21% partidarios de Trinidad Jiménez (22 de septiembre de 2010). Incluso El Plural muestra en estos momentos una amplia preferencia por Tomás (57%) frente a Trinidad (43%): la mentira dura hasta que la verdad florece.

Numerosos periodistas de derechas me comentaron de la existencia de una encuesta de Génova en la que Tomás Gómez se mostraba como el candidato con mayor capacidad de arrebatarle la Presidencia de la Comunidad de Madrid a Esperanza Aguirre. No le di importancia hasta que me insinuaron que algunos de ellos habían recibido la consigna en forma de sinestesia: “El enemigo a batir es Gómez” (sic). Mi sorpresa se ha disparado cuando he visto, titulares en forma de azagayas, una beligerancia inusitada en los medios conservadores contra el secretario general del PSM.

Efectivamente, no eran meras especulaciones: según informa El Plural, diario de reconocido prestigio en el mundo progresista, el Partido Popular posee unas encuestas en las que “Gómez aparece dos puntos por encima de Trinidad Jiménez en las preferencias de voto de los madrileños”. A partir de ahí la derecha no ha parado de arrostrar a Gómez y enviar a no pocas plumas conservadoras a las trincheras.

Y a mí, miren ustedes, a pesar de que las encuestas sitúan a Gómez mejor situado que a Jiménez para ganar Madrid, creo, sin embargo, que ambos candidatos son excepcionales. Las encuestas son tozudas a favor de Gómez, es verdad, y, ya no sólo tenemos el derecho de ganar sino que con Tomás vamos a ganar, pero la valía, la capacidad y la solvencia de Trinidad es un activo que deberíamos incorporar de forma más activa en la organización de Madrid.

Las primarias impulsadas por el candidato madrileño en un alarde de defensa de la autonomía del PSM y de participación de los militantes, han logrado poner luz donde había oscuridad, pudiendo emerger a los ojos de todos un candidato de unas condiciones humanas excepcionales, protagonista de un discurso que es la consecuencia de un acervo ideológico y programático acumulado tras tres años de trabajo incansable.

Ya no cabe la contumelia de ser el candidato de la derecha. Nos encontramos, entonces, con una situación paradójica: todos los politburó contra Gómez, los afiliados versus el presidium. ¿Será capaz la militancia socialista madrileña de soportar la presión mediática y política de todos y cada uno de los aparatos? (yo creo que sí).

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

No hay comentarios:

Publicar un comentario