viernes, 15 de octubre de 2010

Algunos jóvenes y la acción política


Javier Gil

A lo largo del fin de semana, y por una serie de casuales circunstancias, he tenido ocasión de cambiar impresiones con diversos jóvenes de entre 20 y 30 años, incluidos los de la familia (pues la tranquila comida familiar de los domingos lo facilita), sobre cuestiones de actualidad política, al hilo de las elecciones primarias del PSM, y debo reconocer que la conclusión a la que he llegado, tras el cambio de impresiones, me ha dejado preocupado.
Y digo preocupado, por utilizar un termino suave, pues realmente la sensación que he sentido, ha sido más que preocupante, y trato de explicarlo. Todos los jóvenes, salvo alguna excepción, con los que he hablado, son hijos de padres que podemos considerar de izquierdas, o, al menos, progresistas, pues así ellos lo manifestaban, y porque la mayoría me son conocidos, todos ellos también, estudiando o trabajando, y con una vida que podemos considerar normal, pero sin militancia política alguna.
Sorprendentemente, y de manera unánime, terminaban su relato diciendo que su opción para las próximas elecciones autonómicas y municipales sería seguramente (después de reiterar su manifiesto desinterés por las cuestiones políticas), el partido de Rosa Díez.
Mi alegato razonado sobre porqué votar a la fundadora de UPyD, pues no dejaba de ser alguien que ha sido Consejera en diversas ocasiones del Gobierno Vasco por el PSOE, en los años de gobierno en coalición con el PNV, y que decide abandonar el mismo, tras perder, curiosamente, las elecciones, por la secretaría general del Partido Socialista, con José Luis Rodríguez Zapatero. Y, por otra parte, ¿qué tipo de oferta conocen de UPyD para la Comunidad de Madrid, que mejore la del programa del partido que abandonó, para ser acreedora de sus votos?, la pregunta no ha sido contestada, justificando exclusivamente, el prometido apoyo futuro a Rosa Díez, y como única razón, su objetivo de poner fin, y conseguir romper, de una vez por todas, el bipartidismo, ya que la opción de votar a I.U. era, más o menos, tirar el voto.
Abundando, por mi parte, en la opción de Tomás Gómez como alternativa al PP, como portador de un mensaje ilusionante (y las conversaciones que relato no fueron el mismo día, ni con los mismos jóvenes), la respuesta dada, es que aún aceptando la posibilidad de creer en el mensaje del ex-Alcalde de Parla, seguía siendo simplemente el candidato del PSOE.
Tras diversos intentos, de nuevo, por hacerles ver la necesidad de cambiar a la responsable política actual en la Comunidad de Madrid, donde encontraba unanimidad, chocaba con que el posible sustituto fuera alguien del Partido Socialista, pues consideran que la permanente confrontación dialéctica entre los dos partidos mayoritarios, fundamentalmente, y casi exclusivamente, llena de reproches, impide una buena gestión, y lo que es peor, les aburre profundamente. Encontrando en la alternativa de Rosa Díez, una posible opción válida para dejar de reprocharse constantemente todo, y romper con algo que realmente, por la insistencia manifestada, como digo, les aburre profundamente, y les aparta, aún más si cabe, de la tan necesaria, para mí participación de todos sin excepción en la acción política.
Desconozco el número mínimo necesario, de personas opinando, para que una muestra de opinión sea considerada relevante, pero si reconozco mi sorpresa en la unanimidad manifestada por más de una docena de jóvenes con los que he hablado, como digo, de manera casual este fin de semana, y sobre todo, porqué no decirlo, por la simpleza de sus argumentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario