jueves, 21 de octubre de 2010

20.000 Gotas

Mar Espinar

Somos gotas de agua, sencillas, inmersas en un viaje inesperado, frágiles, transparentes si no arrastramos impurezas en nuestro corazón. Nos necesitamos unos a otros porque juntos somos capaces de sacarle luz a la mismísima oscuridad. Podemos, si nos lo proponemos, llenar de vida desiertos inhóspitos, podemos hacer que rebosen de esperanza manantiales antes secos y agotados. Las personas, cuando nos unimos y creemos en un mismo sueño, somos capaces de todo.

Por eso escribo estas líneas, para compartir con vosotros la idea de que transformar nuestra realidad no es imposible. El Partido Socialista de Madrid quiere compartir el derecho al entusiasmo con los madrileños, quiere devolverles la fuerza imparable que brota de su condición de ciudadanos. Los madrileños tienen que sonreír al futuro porque ellos son los únicos que tienen la capacidad de decidir su destino. No debemos rendirnos y aceptar el sino que otros nos imponen. La posibilidad del cambio vive entre la gente, el mañana de Madrid está en su Pueblo. El Poder de nuestra sociedad radica en la base, en la gente normal y corriente, no en la cúspide ahíta de privilegios y snobismos.

Ha llegado el momento de hacer del Gobierno de la Comunidad de Madrid un espejo de la voluntad de sus ciudadanos. Juntos podemos convertir la Administración Pública autonómica en un referente de solidaridad y eficiencia. Podemos conseguir una Administración próxima y amable.

Ha llegado el momento de apostar por la Sanidad Pública, que es la Sanidad de todos, la Sanidad que todos necesitamos. Como dice Tomás Gómez: una Sanidad Pública tan buena que la persona más rica de Madrid quiera ir a ella cuando tenga un problema de salud. Una Sanidad Pública para que el hijo de un trabajador reciba el mismo trato que el hijo de una marquesa.

Ha llegado el momento de convertir la Educación Pública en el motor más potente que podamos construir para nuestro futuro. Hay que apostar por el trabajo insustituible de los profesionales de la enseñanza en los Centros Públicos, hay que fomentar la integración en un mundo de relaciones interculturales. Hay que educar en valores compartidos por todos, en valores que unan y no discriminen.

Ha llegado el momento de dejar de adorar a la Economía como si fuera un becerro de oro, ha llegado la hora de colocarla en su lugar, que es al servicio de las personas. La dignidad y el futuro de una sociedad no pueden estar en manos privadas, manos que disfrutan abriendo y cerrando sus codiciosas manos.

Ha llegado el momento de volver a confiar en la Política, ha llegado la hora de hacer que los políticos sean servidores de los intereses generales. Políticos que nos conozcan, que conozcan nuestras necesidades, que luchen por nosotros. Políticos con ideología, con vocación, honrados. Políticos que sepan que sus palabras y promesas son lo que más vale.

Ha llegado la hora del Partido Socialista, la hora de Tomás Gómez, y con él los que queremos cambiar las cosas. Tengo la intuición de que los madrileños han sabido comprender la necesidad de nuestras propuestas, el calado de nuestros proyectos, la sinceridad de nuestro inquebrantable compromiso.

Somos gotas de agua, un litro lo conforman 20.000 gotas de agua unidas. Juntos podemos, ahora sí. Ha llegado la hora de devolverles Madrid a los madrileños. No es tarde para empezar a creer que todos podemos y es demasiado pronto para rendirse a los poderosos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario