domingo, 26 de septiembre de 2010

La izquierda prefiere a Tomás Gómez (Beria le acusa de ser el candidato de la derecha)

Antonio Miguel Carmona


Este artículo se publicó en www.elplural.com, el 24/9/2010

Lavrenti Beria tenía como principal instrumento de propaganda, depuración y eliminación política, acusar al adversario de ser apoyado por la derecha exterior, de derechismo o simplemente de desviación capitalista.

Nada nuevo. Antes de que este abjasio jefe del servicio secreto soviético (NKVD) utilizara estos métodos, algunos miembros de la III Internacional ya lo habían descubierto con el fin de desviar la opinión contra aquellos que tenían que ser purgados, como las famosas checás ideadas por Dzerzhinski. Para desacreditar a alguien, especialmente a los socialdemócratas, se usaba el viejo truco de decir que colaboraba o beneficiaba a la derecha.

Ayer comí con un grupo de periodistas. Todos ellos me advirtieron que la derecha regional y municipal –con la que ellos hablan cotidianamente-, considera que Tomás Gómez sería su peor enemigo. ¿Entonces?, ¿de dónde sacan algunos compañeros que somos los que prefiere la derecha? : simplemente es falso, una patraña similar a las que utilizaba Beria para depurar a sus adversarios y que tan profusamente esgrimió en aquel célebre discurso en el funeral de Stalin, junto con Malenkov y Molotov. Pero esta vez es mucho más sutil, una forma de (intentar) manipular a los votantes socialistas para que se decanten por otra opción a través de las siguientes y falsas consideraciones :

· Primera falsedad. Las encuestas dicen que con Trinidad Jiménez se puede ganar Madrid y con Tomás Gómez se pierde.

· Segunda falsedad. Por lo tanto la derecha, que también tiene estas encuestas, prefiere como candidato a Tomás Gómez.

· Tercera falsedad. Los militantes, como son gilipollas, se creen los dos puntos anteriores y acuden en tropel a votar a un candidato que no sea el que prefiere la derecha.


Vamos a desmontar estos argumentos tan soviéticos como baratos y anticuados. Las encuestas las carga el diablo y, un día te son favorables y otro te dan un disgusto del tamaño de un sofocón. Y es que las principales encuestas desenmascaran con alegría a los nuevos Dzerzhinskis:

1. El sábado 18 de agosto de 2010 TeleCinco lanzó una macroencuesta, probablemente una de las que mayor participación suscitó, preguntando quién cree que es mejor candidato para enfrentarse a Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid. En plena entrevista de Trinidad Jiménez, en la que estuvo tan brillante como siempre, participaron la friolera de 10.066 televidentes, siendo el resultado -tan sorprendente como contundente-, que el 70,23% apostaba por Tomás Gómez, mientras que el 29,77% lo hacía por Trinidad Jiménez.

2. El 21 de septiembre de 2010 el diario El País impulsó una encuesta que supuso la entrada de 5.784 opiniones, dando como resultado que un 57% de ellas opinaban que Tomás Gómez es el mejor candidato para plantar cara a Esperanza Aguirre, frente a un 33% que daba su preferencia por Trinidad Jiménez, y un 10% negaba esa posibilidad a ninguno de los dos.

3. Anteayer mismo, el 22 de septiembre de 2010, La Vanguardia publicó una encuesta cuya pregunta consistente en saber quien debería encabezar las listas del Partido Socialista de Madrid, fue contestada por 1.746 ciudadanos y cuyo resultado, de forma muy similar a las anteriores, preferían a Tomás Gómez en un 71% frente a un 21% a Trinidad Jiménez y un 8% a otros.

Es más, mientras escribo este artículo, la encuesta de El Plural –que como todo el mundo sabe es un periódico que lee profusamente la derecha-, muestra que Tomás Gómez es preferido por los lectores en una proporción de dos a uno.

Es evidente que con una encuesta en la mano no se puede tomar una decisión política. La demoscopia sirve para ayudar a conocer la evolución en la orientación del voto, la variación en sucesivas oleadas y -especialmente las cualitativas-, para detectar necesidades y oportunidades.

No pueden compararse dos personas con distinto grado de responsabilidad, dado que Trinidad Jiménez es la mejor ministra de Sanidad posible y Tomás Gómez el mejor candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Resulta infantil comparar niveles de conocimiento distinto, porque de ser así tendríamos que poner a las personas más famosas en los lugares más relevantes, y no es la fama el indicador más significativo para liderar proyectos. Y lo peor, como se ha visto, es que aquella encuesta que nos sorprendió en agosto ha sido refutada por otras muchas que nos indican mayoritariamente que es Tomás Gómez el mejor candidato posible.

Con independencia de que ninguno de los dos candidatos garantiza una victoria, sino que la victoria la obtienen unas siglas, las del PSOE, y un equipo, los socialistas, es cierto que, como sabe todo el mundo, incluidos los dos equipos de cada una de las candidaturas, es Tomás Gómez el que ha despertado un auténtico aluvión de ilusión entre los votantes socialistas.

Beria acabó siendo acusado en el Presidium por Nikita Krushev de haber sido colaborador de la derecha internacional, precisamente, y de los servicios secretos capitalistas, motivo por el cual fue juzgado y liberado de sus responsabilidades. No se encontró el cadáver.

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE


No hay comentarios:

Publicar un comentario