lunes, 30 de agosto de 2010

Un largo mes de agosto


Javier Gil

Efectivamente ha sido un largo agosto, y todavía hoy cuando pienso que estamos a día 30 del mes, me parece aún mas largo si cabe. Ha sido un largo mes de agosto, al menos para los madrileños, como digo, pues los acontecimientos, y en consecuencia las noticias que los mismos han producido, no han tenido tregua. Entramos en el mes con la noticia de que Trinidad Jiménez será candidata a las elecciones de la Comunidad de Madrid, a celebrar el el próximo mes de mayo de 2011, y estamos a punto de terminarlo, como decía; el 'largo mes', con unas elecciones primarias y dos candidatos dentro de la organización socialista madrileña, para dirimir quién será, el representante socialista, que finalmente consiga derrotar a la actual Presidenta del PP, Esperanza Aguirre.

Mi primera reflexión es que, aunque bastante tarde parece que por fin, la derrota de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, puede satisfactoriamente producirse y acabar con un gobierno, que empezó con trampa (Tamayo-Sáez), como todos sabemos, y que terminará algún día como un 'mal sueño', e infinitamente con más trampas, de las que imaginarnos podamos. Trampas digo, a las que algunas de ellas podíamos calificarlas de muy preocupantes, y no cito las que para la mayoría de los ciudadanos de Madrid, puedan ser conocidas por ser mas mediáticas, que también lo son, sino a muchas otras que como simple ejemplo; el Canal de Isabel II, son menos conocidas, pero no menos sangrantes.

Sea como fuere, los ciudadanos de nuestra Comunidad tienen (tenemos), derecho a ser presididos y gestionados, por una persona decente, honrada, juiciosa, con interés (que no intereses) por la 'cosa pública', con un proyecto pensado, trabajado y desarrollado por los mejores, en todos los aspectos, por y para todos los que vivimos en la Comunidad de Madrid. Que, por otra parte, la impulse y la desarrolle hasta el máximo de sus capacidades, que son muchas. Preocupado fundamentalmente, como no puede ser de otro modo, por los menos favorecidos, pero siendo a la vez el Presidente de todos los madrileños. Que nos podamos sentir satisfechos, e incluso orgullosos de nuestra televisión: Telemadrid, hoy quizá la peor y la mayor vergüenza de las televisiones públicas de nuestro país, por poner otro ejemplo.

Tenemos derecho a que no se perjudique más: la sanidad, la enseñanza, la judicatura (recuerdo la primera piedra de la llamada Ciudad de la Justicia en Valdebebas, por cierto, la piedra más cara del mundo), que podamos contar con planes de viviendas protegidas, sobre todo para los jóvenes, las ayudas de la Ley de Dependencia, que se desarrolle económicamete con plenitud la Región, como puede y debe desarrollarse, que no todo se limite a recibir y ponernos la camiseta (como suele hacer la Presidenta, por cierto sin ningún pudor), del equipo deportivo madrileño que ha conseguido un triunfo, que a ella publicitariamente la interese.

Que mejore las condiciones de vida de todos los que residimos en la Comunidad de Madrid, y que produzca un salto de calidad importante en todos los aspectos de nuestra vida, pues es absolutamente posible. No dudo, por supuesto, de la capacidad de Trinidad Jiménez para conseguirlo, pero honradamente creo, tras este largo mes de agosto al que me he dedicado, entre otras cosas, fundamentalmente a pensar: ¿quién mejor lo lograría?, la respuesta, sin duda alguna, sería; Tomás Gómez, a esa conclusión, por supuesto analizada, meditada y fundamentalmente documentada, con su programa, he llegado en este largo mes de agosto, y así quiero públicamente manifestarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario