domingo, 29 de agosto de 2010

Tomás

Antonio Miguel Carmona


Este artículo ha sido publicado el 29/8/2010 en www.elplural.com


Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable caminar por la senda de los sacrificios. Hay políticos cuyos pasos han requerido del esfuerzo y la constancia para construir una sociedad más justa : las ideas no se heredan, no existe el peculio de la sabiduría, ni la prudencia reside ajena al trabajo diario.


Tomás Gómez es uno de esos políticos de raza que entiende la política como servicio a los demás. Ajeno, como tantos otros, a colocar la diana por donde pasa la flecha, ha sido capaz de crear un equipo que mira fijamente la línea del futuro. Honesto en ideas, trabajador incansable, soy uno de esos privilegiados a los que les suena el teléfono a las ocho de la mañana y es Tomás contándome cómo lograr que el pueblo más alejado de nuestra región pueda tener financiación para que sus ciudadanos puedan disfrutar de una Casa de Niños o de una residencia pública de ancianos.

El presente es sólo un paréntesis entre la nostalgia y la ilusión. El último paso que ha dado Tomás ha llenado de esperanza a los militantes de este viejo y nuevo partido : las primarias.

Más democracia
Aquellos que estamos cerca de él no sabemos, confieso, como organizar el aluvión de militantes, ciudadanos y ciudadanas, que quieren trabajar con él y que se revuelven cada vez que alguien utiliza su cargo para arremeter contra la libre decisión de la democracia.

El setenta y tres por ciento de los secretarios generales del PSOE de Madrid acaba de firmar un manifiesto a favor de Tomás : tres de cada cuatro dirigentes madrileños confían en Tomás como Presidente de la Comunidad de Madrid, lo que le convierte en el primero que ha logrado ahuciar a los socialistas madrileños tras una reciente convulsa historia.

Por eso veo alrededor de Tomás a un equipo de jóvenes de todas las edades ilusionados en hacer de nuestra región una comunidad más próspera y más justa. No es fácil, ahora, salir a la calle con Tomás : cada tres pasos disfruta del abrazo de algún ciudadano, del ánimo de un transeúnte. ¿Dónde habrá quedado aquella vieja encuesta de mayo que fue utilizada para arremeter contra él?

Esta es la consecuencia de que nosotros no hayamos querido hacer el cambio para tener más democracia, sino tener más democracia para poder hacer el cambio.

CallaoCuatro
Tomás Gómez deplora a los políticos profesionales : no es uno de esos hombres públicos donde ser natural es la más difícil de las poses. No quiere, en numerosas reuniones con asociaciones y colectivos, que la prensa esté presente con el objeto de que los ciudadanos no piensen que estábamos aprovechándonos de ellos.

En los últimos meses trabajamos juntos en un libro sobre Teoría Económica inspirado en las necesidades de nuestros respectivos alumnos en la Facultad de Ciencias Económicas ; pero la política, y, especialmente estas primarias, han pospuesto este trabajo (probablemente ese libro no se escriba nunca, porque, tal como le veo, no va a tener tiempo más que para gobernar). No me extraña que, ahora, el diario británico The Economist haya puesto el punto de mira sobre él como uno de los políticos con más futuro de nuestro país.

Trinidad Jiménez
No puedo más que resaltar los valores de Trinidad Jiménez : como persona, como política y como compañera. Su equipo de colaboradores en estas primarias, además, está granado por no pocos amigos míos, compañeros con los que he venido trabajando desde hace tanto tiempo, todos ellos personas de valor y convicción. Junto con aquellos que trabajan en el Ministerio de Sanidad, forman un equipo de campaña leal, encabezado por el propio Secretario General del Ministerio de Sanidad, cuyo tiempo estará dedicado ahora a ese nada fácil quehacer de la democracia.

Y no tengo más que mi aplauso al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por haber hecho oídos sordos a aquellos que le susurraban que forzara a la organización a que sólo hubiera maquinalmente una candidata ; aquellos que de nuevo deseaban que apareciera por ensalmo un inexistente caballo blanco, para que meses después, con aire contrito, reconozcamos que nos habíamos equivocado de paracaidista.

José Luis Rodríguez Zapatero entendió que la primera lealtad de Tomás Gómez era con los militantes y afiliados del PSOE de Madrid : lo peor no es decirle alguna vez que no al Presidente del Gobierno, sino decirle siempre a todo que sí.

Pero necesitamos una democracia no solo formal sino también de fondo. En el Partido Socialista Europeo, tras el debate de los dos aspirantes a Secretario General, fueron a votar los delegados. ¿Por qué no podemos tener también un debate entre los dos candidatos socialistas tal como ha propuesto Tomás Gómez?, ¿es que acaso somos menos que los socialistas europeos? Unas primarias no son sólo un vacuo propósito de sonrisas.

Por cierto, que sepan que acabarán estas primarias y, entonces, pondremos nuestro empeño en seguir trabajando juntos con el fin de ganar Madrid : la reconciliación será más hermosa que la victoria.

¿Todos contra Tomás?
Un hombre feliz es aquel que lamentablemente ha dejado de pensar. Las vacaciones han servido para que algunos ministros declaren maquinalmente su apuesta por uno de los dos candidatos. Efectivamente, ha sido sólo una casualidad que no haya coincidido en el mismo día cada una de las apariciones de los ministros en esta campaña de primarias, y, cuya neutralidad es la misma que la virginidad de Aspasia de Mileto.

En la antigüedad ganso significaba maestro, y éste, instruía a los hijos e hijas de las mejores familias que repetían enciclopédicamente lo que decía el primero : de ahí viene la expresión hablar por boca de ganso.

Joseph Fouché, ministro del Interior de Napoleón, duque de Otranto, diligente funcionario con la misma pasión al servicio de los girondinos, de los monárquicos moderados, de los jacobinos más tarde, de Bonaparte, de Luis XVIII y hasta de los austriacos, fue cesado por Napoleón cuando éste se dio cuenta que aspiraba al mismo trono y quiso también ser... ganso.

Ahora sin embargo quienes deciden son los militantes, los afiliados y afiliadas, aquellos que no son más, ni menos, que ciudadanos y ciudadanas. Alguien ha podido decir este largo agosto que los afiliados han de decidir en estas primarias en función de lo que piensen los ciudadanos, como si los militantes fueran patos, como si no fueran ciudadanos, como si fueran piedras o hiedra o aire.

Se habrán dado cuenta que hacemos oídos sordos a las imprecaciones de algunos cuyo paroxismo y extática admiración les lleva al insulto del adversario, a decir con el censo en la mano que les falta el mismísimo censo, a montar páginas web con el fin de degradar al compañero, a acusar de derechismo con la misma mirada que Lavrenti Beria. Ninguno de estos deben pertenecer al equipo de ninguno de los dos candidatos.

Un proyecto colectivo
Tomás Gómez defiende que los hombres y mujeres, los ciudadanos, no vivimos juntos porque sí, si no es para acometer, también juntos, grandes empresas. Por eso Tomás lidera un gran proyecto colectivo cuyos frutos han sido una alternativa evidente al Gobierno de la derecha regional, negro sobre blanco, un programa electoral al que casi sólo le faltaba llevarlo a la imprenta y en el que han participado cientos de compañeros y compañeras.

Rafael Benjumea y Burín, conde de Guadalhorce, ministro de Fomento (1925-1930), era conocido por su ferviente defensa del intervencionismo político ; las disputas con otro miembro del Gabinete, José Calvo Sotelo, se dirimían en el seno del Consejo de Ministros, de espaldas a los ciudadanos. Por eso, entre otros errores de aquellos, llegó afortunadamente la República. Ahora quienes deciden son los ciudadanos y la democracia en el seno de los partidos políticos es un precepto que recoge la mismísima Constitución.

Por eso desde hace meses un autobús recorre los municipios de Madrid mostrando precisamente a los ciudadanos los errores e incumplimientos de la Presidenta saliente de la Comunidad de Madrid. ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que hagamos un paréntesis en nuestra labor de oposición?, ¿nos han elegido los ciudadanos para que hagamos oposición sólo un ratito? Nuestro objetivo no es otro que ganar en unas elecciones limpias a Esperanza Aguirre, cuya imaginación de aguadora le proporciona mentiras en abundancia.

Queda mucho por hacer y lo haremos todos juntos con el fin de hacer realidad ese sentimiento represado de cambiar Madrid. Gane quien gane, las listas electorales nacerán de la Ejecutiva Regional del PSM-PSOE, cuyo Secretario General es Tomás Gómez, y, bien seguro, tendrá en cuenta que éste es un proyecto de todos los ciudadanos y ciudadanas de la región.

Para aquellos que no nos conozcan, los socialistas están hechos de la madera que tiene Tomás Gómez : capaces de arrostrar a la derecha, leales en primer lugar a los militantes y a un proyecto secular.

No recuerdo haberlo escrito : nosotros no hemos querido hacer el cambio para tener más democracia, sino tener más democracia para poder hacer el cambio.


Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

No hay comentarios:

Publicar un comentario