lunes, 23 de agosto de 2010

Mediterráneo de Serrat cumple 40 años

Javier Gil

En Calella de Palafrugell, en el antiguo hotel Batlle, volcado sobre la propia playa, durante el mes de agosto de 1970 (hace exactamente 40 años) Joan Manuel Serrat, compuso la canción de mayor éxito e influencia del pop-rock español, al menos para mí, ésta no es otra que: Mediterráneo. Parece que en un primer momento, el cantautor de Poble Sec, pensaba titularla: 'Amo el mar' y posteriormente: 'Hijo del Mediterráneo', para quedar definitivamente, con el título que todos conocemos. Serrat termina de completarla en Cala d' or (Mallorca), rematando el disco, en cuatro meses, del que quiero destacar además una canción, para mí muy especial, titulada: Aquellas pequeñas cosas.

Corrían como decía los años 70, Joan Manuel Serrat tenía 26 años, y yo 20, ese mismo año, recuerdo que en primavera presentaba en Madrid su último trabajo, un LP, de título: Mi niñez, con canciones como; fiesta, muchacha típica, señora, si la muerte pisa mi huerto...y acudí a su recital, creo recordar en el Lope de Vega de Madrid. Ricard Miralles acompañaba al piano al artista catalán y el resultado, me entusiasmó, fue memorable, e inolvidable. Yo, hasta entonces, había comprado casi todos sus discos, realmente no eran muchos, y normalmente sencillos: Ara que tinc vint anys, Paraules d'amor, Canço de matinada, La tieta, El drapaire, y los LP; Com ho fa el vent, La Paloma, y el de homenaje al poeta Antonio Machado. Pero después de la actuación en directo que refería en la Gran Vía madrileña, mi lealtad, ¡que digo!, mi fidelidad a Serrat ha sido y sigue siendo absoluta.

En esos años mi compromiso político se hacía más, y más, intenso, y en los setenta, tras la negativa a acudir a Eurovisión dos años antes, el cantautor de la 'Nova Canço', también se compromete cada vez más si cabe; se encierra en el Monasterio de Monserrat, con un amplio grupo de intelectuales y artistas, en protesta con el conocido como: Proceso de Burgos, y contra la pena de muerte, es vetado en las radios y televisión públicas, se exilia en México, aprovechando su traslado a dicho país para dar recitales, colabora con Salvador Allende en Chile.... etc.

Toda su trayectoria política y musical merecía y merece mi máximo respeto, le he seguido y le sigo como a pocos, he dormido de pequeñas a mis dos hijas con sus canciones, y alguno de sus versos, suelo utilizarlos habitualmente, pues considero que su poesía tiene absoluta vigencia. Sólo estoy en descuerdo con él en sus aficiones futbolísticas, pues como es sabido, es 'culé' hasta la médula, y yo soy claramente del Real Madrid, como Tomás Gómez, por cierto. Por todo lo anterior, felicidades Joan Manuel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario