sábado, 7 de agosto de 2010

Candidaturas

Guillem de Vallseca


En medio del estruendo mediático creado por las expectativas de nombres para encabezar las candidaturas socialistas por Madrid, donde todo o casi todo el mundo ha opinado, hay una ausencia clamorosa: Nadie se ha interesado por saber que opinan, y como ven desde dentro esta escandalera, los militantes de base (sin cargo institucional) del PSM. A intentar remediar esta ausencia-aunque sea minimimamente- van dedicadas las siguientes líneas.

Pertenezco a la FSM (para mi sigue siendo la FSM, pese a los cambios de nombres, mas cosméticos que políticos) desde 1976 (ingresé en la ASM-Agrupación Socialista de Madrid- que se convirtió en la FSM tras el primer Congreso) y he sido lo que podemos denominar un cuadro medio- dos veces en la ejecutiva, dos veces secretario general de mi agrupación- y formo parte del Comité Regional desde hace mucho tiempo.

En el último Comité Regional se escenificó un abrumador apoyo a la candidatura de Tomás Gómez a la presidencia de la CAM. Compartí y sigo compartiendo ese apoyo pero, quiero señalar dos argumentos allí expuestos que me parecieron erróneos y que convendría no repetir para no fragilizar la posición que defendemos.

- Varios compañeros insistieron en que la tradición de nuestro partido muestra que el secretario general encabeza la candidatura en las elecciones autonómicas, lo que no es cierto. Entre Leguina (Alonso Puerta no tuvo opción, no existían las autonomías) y Tomás, la FSM ha tenido tres secretarios generales: dos de ellos- Teófilo y Jaime- no fueron, por distintas razones, cabezas de lista en las elecciones que afrontaron como secretarios generales (el tercero, para compensar lo fue en tres ocasiones con resultados, como se sabe, crecientemente deplorables).

- Otro argumento recurrente fue el pedir autonomía por parte del PSM- y ausencia de imposiciones por parte de la ejecutiva federal- para designar los candidatos por Madrid. Es algo con lo que no estoy de acuerdo y explicare la razón: A la hora de establecer candidaturas, a parte la actuación reglada del Comité Federal, parece lógico y deseable la autonomía de cada Federación, pero Madrid es – lo creo firmemente- un caso excepcional: El articulo 5º de la Constitución- que establece que Madrid es la capital del Estado (no del Reino de España ni de la Nación Española)- es nuestro hecho diferencial como Comunidad Autónoma. Parece por ello razonable que la ejecutiva federal tenga algo que decir en cuanto a las candidaturas de la Capital del Estado y por extensión de la autonomía de la que es parte importantísima.

A partir de aquí mis razones para apoyar la candidatura de Tomas y las criticas a los que dentro y fuera del partido abogan por otra solución.

La excepcionalidad en el caso de Madrid no debe quedarse en el distinto procedimiento para configurar las candidaturas. No es presentable que faltando menos de un año para las elecciones, los ciudadanos madrileños desconozcan quien, en representación del PSOE, aspira a gobernar su Comunidad.

En la sociedad mediática en la que vivimos y actuamos son importantes las palabras y las acciones, pero en muchas ocasiones lo son mas quienes las pronuncian o acometen. Es evidente que cualquier propuesta del PSM tendrá mas peso dicha por un candidato que por cualquier otro, incluido el secretario general si todavía no lo es.

Hemos perdido un tiempo precioso y algunas oportunidades: lo pudimos hacer una vez que el PP anuncio quienes serian sus candidatos, para que los nuestros confrontaran vía propuestas con Aguirre y Ruiz; lo pudimos hacer en la Conferencia Municipal (donde Chaves clausuró con la frase “Tomas….y no digo más” que parecía indicar lo que pensaba la CEF).

Y ahora cuando llega el momento de proclamar lo que todos dábamos por decidido, aparecen algunos, que enarbolando encuestas que casi nadie conoce, proponen cambios (y eso a pesar de que algunos, por otras encuestas y el grupo de comunicación que mas les apoya por la bolsa, no están -como dijo Zapatero a Rajoy- para tirar cohetes).

Además hace poco tiempo un destacado miembro de la CEF, en un popular programa televisivo, afirmó que las encuestas hechas fuera de periodo electoral, no servían para nada, excepto para los intereses de quienes las encargan ¿Qué resultado habrían dado encuestas hechas los días previos al 35º Congreso? Seguramente distinto al que finalmente se produjo en ese momento histórico. Afortunadamente nuestros Congresos se deciden-de momento- por el voto de los delegados y no por encuestas.

También se esgrime que como Tomás fue nombrado a dedo, puede ser quitado a dedo ¿Ignoran los que eso afirman que Tomás, aparte de la influencia que sin duda tuvo el apoyo de Zapatero, ganó un Congreso- al que se presentaron otros dos compañeros- gracias al voto de los delegados? ¿Ignoran que al año se celebró un Congreso Ordinario y Tomas acrecentó los apoyos y los votos? ¿Asusta a alguien un PSM fuerte y unido?

Todo este ruido desconcierta a los militantes y puede dinamitar lo conseguido hasta ahora en unidad y fuerza. Este es un partido donde debe primar el esfuerzo colectivo y constante. No tenemos otra cosa mejor. Desde otros ámbitos, de mucha actualidad, nos muestran el camino: da mejores frutos el trabajo conjunto desde la base (modelo Barça) que fiarlo todo a incorporaciones galácticas (modelo Real Madrid). Pero se necesita voluntad y paciencia.

A estas alturas si se quieren ofrecer candidatos con credibilidad-y de paso apuntalar el animo de la militancia- solo pueden serlo aquellos que durante años han dirigido los trabajos y explicitado nuestras propuestas. Elegir a otros, por brillantes que fueran, es creer en los milagros en un partido laico como el nuestro.

Pero somos un partido con normas lo que implica que si algún compañero se siente con fuerzas para presentarse lo puede hacer, Tomás ya lo ha hecho.


Si ello se produjera, existen dos soluciones:

1.- Un acuerdo que dejara un solo candidato (hay muchos propagandistas del dialogo y el pacto; yo también, pero con Tomás de candidato al final).

2.-Primarias. A mi nunca me han gustado las primarias (y menos después de que en las dos que he participado mis candidatos fueran severamente derrotados, con el “éxito” posteriormente conocido), pero si no hubiera acuerdo, no habrá otra salida (al final democracia como dice Zapatero y el ejercicio de la democracia nunca, nunca puede ser un suicidio) y en ese caso yo votaré a Tomás frente a cualquier otro que pudiera presentarse.

Espero y deseo que todo acabe bien en beneficio de todos. Si no sucediera, me volvería sumergir en la “inmensa minoría” juanramoniana (esta vez con Tomás en lugar de domenchina)


No hay comentarios:

Publicar un comentario