martes, 31 de agosto de 2010

Dejemos hablar a los Candidatos

Baudilio Cavadas Gormaz

Al fin y a la postre todo el mundo parece estar muy contento con las primarias, y la hecatombe que todo el mundo vaticinaba si llegaba a producirse la confrontación se ha trocado en el beneficio de que seamos los militantes quienes ejerzamos nuestro oficio. En efecto, la vida es veleidosa y la política más.

A este respecto confieso, por ahora, mi apoyo a Tomás Gómez: un apoyo desnudo de emoción y lleno de escepticismo. Y sin embargo, esto no fue siempre así, porque aún recuerdo la esperanza que depositamos en él todos los que deseábamos, por ejemplo, incrementar la transparencia. Tres años después, la opacidad más absoluta sigue presidiendo gran parte de las decisiones partidarias, sobre todo aquellas que afectan a la presencia de militantes en cargos remunerados, es decir, empresas y consejos. También recuerdo el convencimiento de otros porque sería Tomás Gómez quien impulsaría un gran debate que finalizaría con una propuesta organizativa y funcional que pusiera fin a la esclerosis en que vive nuestra organización, si es que así puede llamarse al sistema de resortes “caciquiles” en que se han convertido las Agrupaciones. En todo caso, muchos estábamos convencidos de que también sería Tomás Gómez quien impulsaría un compromiso ciudadano que diera a entender que la izquierda sí es capaz de generar y contraponer un modelo ético distinto al de la derecha. En fin, nada de nada, porque se han malgastado los tres años en no sabemos qué. No obstante, como diría la mayor parte de los profesionales que se dedican a esto, “ahora no toca”, porque “toca hablar de lo que sí toca”.

Pues bien, seamos disciplinados y hablemos de lo que toca. En efecto, por el calendario, por los titulares de los periódicos, etc., corresponde hablar de las primarias, y más concretamente de lo que dicen los candidatos, porque hasta la fecha, si algo hemos oído y leído no es otra cosa que palabras de los que acompañan y defienden a los candidatos. Por cierto, uno de ellos, aparte de ser un hombre con suerte (un antiguo concejal suele referir, para simbolizar también su propia fortuna, el siguiente chascarrillo:”yo casi nací como …….., de pié”), carece, siempre a mi juicio, de otros valores y méritos (quien opine lo contrario que consulte su historial electoral), y no debería justificar la presencia de Gómez en las primarias por ética y razón, sino más bien por autoestima. En todo caso, cuando le escucho y veo que no dice que el cargo del que dispone se lo debe por entero a Gómez, me entra una mala leche, que me dan ganas de votar a Trinidad.

En fin, para evitar estos efectos paradójicos me gustaría escuchar a nuestros candidatos, ¿y de qué me gustaría oírles hablar? Pues sí, de cómo creen ellos que pueden restarse votos al resto de formaciones políticas, al tiempo que incrementar los propios.

lunes, 30 de agosto de 2010

Un largo mes de agosto


Javier Gil

Efectivamente ha sido un largo agosto, y todavía hoy cuando pienso que estamos a día 30 del mes, me parece aún mas largo si cabe. Ha sido un largo mes de agosto, al menos para los madrileños, como digo, pues los acontecimientos, y en consecuencia las noticias que los mismos han producido, no han tenido tregua. Entramos en el mes con la noticia de que Trinidad Jiménez será candidata a las elecciones de la Comunidad de Madrid, a celebrar el el próximo mes de mayo de 2011, y estamos a punto de terminarlo, como decía; el 'largo mes', con unas elecciones primarias y dos candidatos dentro de la organización socialista madrileña, para dirimir quién será, el representante socialista, que finalmente consiga derrotar a la actual Presidenta del PP, Esperanza Aguirre.

Mi primera reflexión es que, aunque bastante tarde parece que por fin, la derrota de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, puede satisfactoriamente producirse y acabar con un gobierno, que empezó con trampa (Tamayo-Sáez), como todos sabemos, y que terminará algún día como un 'mal sueño', e infinitamente con más trampas, de las que imaginarnos podamos. Trampas digo, a las que algunas de ellas podíamos calificarlas de muy preocupantes, y no cito las que para la mayoría de los ciudadanos de Madrid, puedan ser conocidas por ser mas mediáticas, que también lo son, sino a muchas otras que como simple ejemplo; el Canal de Isabel II, son menos conocidas, pero no menos sangrantes.

Sea como fuere, los ciudadanos de nuestra Comunidad tienen (tenemos), derecho a ser presididos y gestionados, por una persona decente, honrada, juiciosa, con interés (que no intereses) por la 'cosa pública', con un proyecto pensado, trabajado y desarrollado por los mejores, en todos los aspectos, por y para todos los que vivimos en la Comunidad de Madrid. Que, por otra parte, la impulse y la desarrolle hasta el máximo de sus capacidades, que son muchas. Preocupado fundamentalmente, como no puede ser de otro modo, por los menos favorecidos, pero siendo a la vez el Presidente de todos los madrileños. Que nos podamos sentir satisfechos, e incluso orgullosos de nuestra televisión: Telemadrid, hoy quizá la peor y la mayor vergüenza de las televisiones públicas de nuestro país, por poner otro ejemplo.

Tenemos derecho a que no se perjudique más: la sanidad, la enseñanza, la judicatura (recuerdo la primera piedra de la llamada Ciudad de la Justicia en Valdebebas, por cierto, la piedra más cara del mundo), que podamos contar con planes de viviendas protegidas, sobre todo para los jóvenes, las ayudas de la Ley de Dependencia, que se desarrolle económicamete con plenitud la Región, como puede y debe desarrollarse, que no todo se limite a recibir y ponernos la camiseta (como suele hacer la Presidenta, por cierto sin ningún pudor), del equipo deportivo madrileño que ha conseguido un triunfo, que a ella publicitariamente la interese.

Que mejore las condiciones de vida de todos los que residimos en la Comunidad de Madrid, y que produzca un salto de calidad importante en todos los aspectos de nuestra vida, pues es absolutamente posible. No dudo, por supuesto, de la capacidad de Trinidad Jiménez para conseguirlo, pero honradamente creo, tras este largo mes de agosto al que me he dedicado, entre otras cosas, fundamentalmente a pensar: ¿quién mejor lo lograría?, la respuesta, sin duda alguna, sería; Tomás Gómez, a esa conclusión, por supuesto analizada, meditada y fundamentalmente documentada, con su programa, he llegado en este largo mes de agosto, y así quiero públicamente manifestarlo.

domingo, 29 de agosto de 2010

Tomás

Antonio Miguel Carmona


Este artículo ha sido publicado el 29/8/2010 en www.elplural.com


Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable caminar por la senda de los sacrificios. Hay políticos cuyos pasos han requerido del esfuerzo y la constancia para construir una sociedad más justa : las ideas no se heredan, no existe el peculio de la sabiduría, ni la prudencia reside ajena al trabajo diario.


Tomás Gómez es uno de esos políticos de raza que entiende la política como servicio a los demás. Ajeno, como tantos otros, a colocar la diana por donde pasa la flecha, ha sido capaz de crear un equipo que mira fijamente la línea del futuro. Honesto en ideas, trabajador incansable, soy uno de esos privilegiados a los que les suena el teléfono a las ocho de la mañana y es Tomás contándome cómo lograr que el pueblo más alejado de nuestra región pueda tener financiación para que sus ciudadanos puedan disfrutar de una Casa de Niños o de una residencia pública de ancianos.

El presente es sólo un paréntesis entre la nostalgia y la ilusión. El último paso que ha dado Tomás ha llenado de esperanza a los militantes de este viejo y nuevo partido : las primarias.

Más democracia
Aquellos que estamos cerca de él no sabemos, confieso, como organizar el aluvión de militantes, ciudadanos y ciudadanas, que quieren trabajar con él y que se revuelven cada vez que alguien utiliza su cargo para arremeter contra la libre decisión de la democracia.

El setenta y tres por ciento de los secretarios generales del PSOE de Madrid acaba de firmar un manifiesto a favor de Tomás : tres de cada cuatro dirigentes madrileños confían en Tomás como Presidente de la Comunidad de Madrid, lo que le convierte en el primero que ha logrado ahuciar a los socialistas madrileños tras una reciente convulsa historia.

Por eso veo alrededor de Tomás a un equipo de jóvenes de todas las edades ilusionados en hacer de nuestra región una comunidad más próspera y más justa. No es fácil, ahora, salir a la calle con Tomás : cada tres pasos disfruta del abrazo de algún ciudadano, del ánimo de un transeúnte. ¿Dónde habrá quedado aquella vieja encuesta de mayo que fue utilizada para arremeter contra él?

Esta es la consecuencia de que nosotros no hayamos querido hacer el cambio para tener más democracia, sino tener más democracia para poder hacer el cambio.

CallaoCuatro
Tomás Gómez deplora a los políticos profesionales : no es uno de esos hombres públicos donde ser natural es la más difícil de las poses. No quiere, en numerosas reuniones con asociaciones y colectivos, que la prensa esté presente con el objeto de que los ciudadanos no piensen que estábamos aprovechándonos de ellos.

En los últimos meses trabajamos juntos en un libro sobre Teoría Económica inspirado en las necesidades de nuestros respectivos alumnos en la Facultad de Ciencias Económicas ; pero la política, y, especialmente estas primarias, han pospuesto este trabajo (probablemente ese libro no se escriba nunca, porque, tal como le veo, no va a tener tiempo más que para gobernar). No me extraña que, ahora, el diario británico The Economist haya puesto el punto de mira sobre él como uno de los políticos con más futuro de nuestro país.

Trinidad Jiménez
No puedo más que resaltar los valores de Trinidad Jiménez : como persona, como política y como compañera. Su equipo de colaboradores en estas primarias, además, está granado por no pocos amigos míos, compañeros con los que he venido trabajando desde hace tanto tiempo, todos ellos personas de valor y convicción. Junto con aquellos que trabajan en el Ministerio de Sanidad, forman un equipo de campaña leal, encabezado por el propio Secretario General del Ministerio de Sanidad, cuyo tiempo estará dedicado ahora a ese nada fácil quehacer de la democracia.

Y no tengo más que mi aplauso al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, por haber hecho oídos sordos a aquellos que le susurraban que forzara a la organización a que sólo hubiera maquinalmente una candidata ; aquellos que de nuevo deseaban que apareciera por ensalmo un inexistente caballo blanco, para que meses después, con aire contrito, reconozcamos que nos habíamos equivocado de paracaidista.

José Luis Rodríguez Zapatero entendió que la primera lealtad de Tomás Gómez era con los militantes y afiliados del PSOE de Madrid : lo peor no es decirle alguna vez que no al Presidente del Gobierno, sino decirle siempre a todo que sí.

Pero necesitamos una democracia no solo formal sino también de fondo. En el Partido Socialista Europeo, tras el debate de los dos aspirantes a Secretario General, fueron a votar los delegados. ¿Por qué no podemos tener también un debate entre los dos candidatos socialistas tal como ha propuesto Tomás Gómez?, ¿es que acaso somos menos que los socialistas europeos? Unas primarias no son sólo un vacuo propósito de sonrisas.

Por cierto, que sepan que acabarán estas primarias y, entonces, pondremos nuestro empeño en seguir trabajando juntos con el fin de ganar Madrid : la reconciliación será más hermosa que la victoria.

¿Todos contra Tomás?
Un hombre feliz es aquel que lamentablemente ha dejado de pensar. Las vacaciones han servido para que algunos ministros declaren maquinalmente su apuesta por uno de los dos candidatos. Efectivamente, ha sido sólo una casualidad que no haya coincidido en el mismo día cada una de las apariciones de los ministros en esta campaña de primarias, y, cuya neutralidad es la misma que la virginidad de Aspasia de Mileto.

En la antigüedad ganso significaba maestro, y éste, instruía a los hijos e hijas de las mejores familias que repetían enciclopédicamente lo que decía el primero : de ahí viene la expresión hablar por boca de ganso.

Joseph Fouché, ministro del Interior de Napoleón, duque de Otranto, diligente funcionario con la misma pasión al servicio de los girondinos, de los monárquicos moderados, de los jacobinos más tarde, de Bonaparte, de Luis XVIII y hasta de los austriacos, fue cesado por Napoleón cuando éste se dio cuenta que aspiraba al mismo trono y quiso también ser... ganso.

Ahora sin embargo quienes deciden son los militantes, los afiliados y afiliadas, aquellos que no son más, ni menos, que ciudadanos y ciudadanas. Alguien ha podido decir este largo agosto que los afiliados han de decidir en estas primarias en función de lo que piensen los ciudadanos, como si los militantes fueran patos, como si no fueran ciudadanos, como si fueran piedras o hiedra o aire.

Se habrán dado cuenta que hacemos oídos sordos a las imprecaciones de algunos cuyo paroxismo y extática admiración les lleva al insulto del adversario, a decir con el censo en la mano que les falta el mismísimo censo, a montar páginas web con el fin de degradar al compañero, a acusar de derechismo con la misma mirada que Lavrenti Beria. Ninguno de estos deben pertenecer al equipo de ninguno de los dos candidatos.

Un proyecto colectivo
Tomás Gómez defiende que los hombres y mujeres, los ciudadanos, no vivimos juntos porque sí, si no es para acometer, también juntos, grandes empresas. Por eso Tomás lidera un gran proyecto colectivo cuyos frutos han sido una alternativa evidente al Gobierno de la derecha regional, negro sobre blanco, un programa electoral al que casi sólo le faltaba llevarlo a la imprenta y en el que han participado cientos de compañeros y compañeras.

Rafael Benjumea y Burín, conde de Guadalhorce, ministro de Fomento (1925-1930), era conocido por su ferviente defensa del intervencionismo político ; las disputas con otro miembro del Gabinete, José Calvo Sotelo, se dirimían en el seno del Consejo de Ministros, de espaldas a los ciudadanos. Por eso, entre otros errores de aquellos, llegó afortunadamente la República. Ahora quienes deciden son los ciudadanos y la democracia en el seno de los partidos políticos es un precepto que recoge la mismísima Constitución.

Por eso desde hace meses un autobús recorre los municipios de Madrid mostrando precisamente a los ciudadanos los errores e incumplimientos de la Presidenta saliente de la Comunidad de Madrid. ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que hagamos un paréntesis en nuestra labor de oposición?, ¿nos han elegido los ciudadanos para que hagamos oposición sólo un ratito? Nuestro objetivo no es otro que ganar en unas elecciones limpias a Esperanza Aguirre, cuya imaginación de aguadora le proporciona mentiras en abundancia.

Queda mucho por hacer y lo haremos todos juntos con el fin de hacer realidad ese sentimiento represado de cambiar Madrid. Gane quien gane, las listas electorales nacerán de la Ejecutiva Regional del PSM-PSOE, cuyo Secretario General es Tomás Gómez, y, bien seguro, tendrá en cuenta que éste es un proyecto de todos los ciudadanos y ciudadanas de la región.

Para aquellos que no nos conozcan, los socialistas están hechos de la madera que tiene Tomás Gómez : capaces de arrostrar a la derecha, leales en primer lugar a los militantes y a un proyecto secular.

No recuerdo haberlo escrito : nosotros no hemos querido hacer el cambio para tener más democracia, sino tener más democracia para poder hacer el cambio.


Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

martes, 24 de agosto de 2010

Tomás Gómez tiene capacidad y equipo para gobernar la Comunidad de Madrid


Livia Castillo

Este artículo ha sido publicado el 22/8/2009 en www.nuevatribuna.es

Las primarias se erigen en un admirable activo político del Partido Socialista. La sociedad madura, en la que vivimos, comprende que un partido político que hace primarias para elegir a sus candidatos es un partido seguro de si mismo, fuerte y pleno de vitalidad, al que se puede confiar el Gobierno...

...Los demás partidos están a la defensiva, no saben si rechazar el sistema de selección o adoptarlo y, mientras mantienen el “ordeno y mando” que oculta las tensiones y fisuras, intentan transmitir división en las filas socialistas. Se equivocan. Los ciudadanos entienden la importancia que tiene esta iniciativa del PSM-PSOE para su futuro y valoran la disposición de los socialistas a mostrar sus ideas, propuestas y programas en el foro público.

Tomás Gómez defendió desde el principio que se produjeran, adelantando que él sería candidato. Tomás Gómez defendió el derecho de los militantes a participar, a opinar en las urnas, por ello los militantes estamos muy orgullosos de nuestro Secretario General y muy satisfechos con su convocatoria, que acentúa la autonomía del partido socialista madrileño, el derecho a decidir del PSM-PSOE sobre sus candidatos.

Además, la convocatoria de elecciones primarias está constituyendo una extraordinaria plataforma pública para los candidatos, tanto que ya no vale una encuesta de ayer, cuanto menos de antes de ayer.

Tomás Gómez cumple sus compromisos: Los militantes le elegimos en un Congreso Extraordinario y le volvimos a elegir en otro Ordinario para liderar el partido. Ha demostrado una extraordinaria honradez con las aspiraciones colectivas que encabeza, al centrarse exclusivamente en el partido, en el proyecto de futuro para la Comunidad de Madrid y en escuchar a los ciudadanos de toda la Comunidad. Los que le conocemos ya sabíamos su impresionante capacidad de trabajo, su apuesta por los valores, su vocación de servicio público y el derroche de esfuerzo que pone en cuanto hace.

Los madrileños estamos hartos de lideresas que tienen la indecencia de declarar que no ganan suficiente para llegar a fin de mes, que un día se ponen un casco de moto para hacer gracia, otro se van de peregrinas poniendo en solfa a propios y extraños y otro extienden un capote para torear al personal. Esperanza Aguirre es responsable del deterioro de la sanidad pública, de la escasa inversión en educación, de la poca agilidad en la atención a personas dependientes, del partidismo de Telemadrid, del despilfarro en autobombo e inversiones que deja empantanadas como la Ciudad de la Justicia, del espionaje con sus propios compañeros, ¡qué no hará con cualquier ciudadano que le estorbe!, y de la corrupción, esto por partida doble como presidenta del PP y como presidenta del Gobierno. En la Asamblea de Madrid padecemos la vergüenza de ver cómo ocupan un escaño tres diputados, elegidos en las listas del PP, imputados en la trama Gürtel.

Los madrileños necesitamos un Gobierno responsable, serio, con un proyecto ambicioso para nuestra Comunidad. Tomás Gómez con su trabajo, su trayectoria, su valentía, ha mostrando a los madrileños que hay otra forma de hacer política, que los socialistas estamos preparados para devolver la dignidad y la ilusión a los madrileños.

Tomás Gómez ha tenido la destreza necesaria para ganar todas las elecciones a las que se ha presentado, todas. También ganará las elecciones a la Comunidad de Madrid. Incluso como militante de partido que piensa en el día siguiente, en el riesgo de fragmentación, ha tenido la visión de futuro precisa para incorporar al proyecto a sus contrincantes. Es un líder de acción sólido, dialogante, con propuestas e ideas para la Comunidad. Le avala su formación y la experiencia de gestión de una gran ciudad madrileña, además de conocer la Comunidad de Madrid como la palma de su mano.

Como militante votaré a Tomás Gómez en las primarias del PSM-PSOE porque es el candidato que mejor conoce las recetas progresistas que hay que aplicar para vitalizar todas y cada una de las ciudades de la Comunidad de Madrid. Se ha enterado a pié de obra, caminando, contando, preguntando. Votaré a Tomás Gómez porque con él al frente el partido socialista puede volver a gobernar.

El 3 de octubre conoceremos el resultado de las primarias. El elegido o la elegida por los militantes socialistas será el candidato de todos y todas con quien trabajaremos unidos para derrotar al contrincante común.

Livia Castillo - Diputada del Grupo Parlamentario Socialista de la Asamblea de Madrid. Portavoz de Vigilancia de las Contrataciones. Licenciada en Ciencias de la Información. Doctorado en Nuevas Tendencias de Marketing.

lunes, 23 de agosto de 2010

Mediterráneo de Serrat cumple 40 años

Javier Gil

En Calella de Palafrugell, en el antiguo hotel Batlle, volcado sobre la propia playa, durante el mes de agosto de 1970 (hace exactamente 40 años) Joan Manuel Serrat, compuso la canción de mayor éxito e influencia del pop-rock español, al menos para mí, ésta no es otra que: Mediterráneo. Parece que en un primer momento, el cantautor de Poble Sec, pensaba titularla: 'Amo el mar' y posteriormente: 'Hijo del Mediterráneo', para quedar definitivamente, con el título que todos conocemos. Serrat termina de completarla en Cala d' or (Mallorca), rematando el disco, en cuatro meses, del que quiero destacar además una canción, para mí muy especial, titulada: Aquellas pequeñas cosas.

Corrían como decía los años 70, Joan Manuel Serrat tenía 26 años, y yo 20, ese mismo año, recuerdo que en primavera presentaba en Madrid su último trabajo, un LP, de título: Mi niñez, con canciones como; fiesta, muchacha típica, señora, si la muerte pisa mi huerto...y acudí a su recital, creo recordar en el Lope de Vega de Madrid. Ricard Miralles acompañaba al piano al artista catalán y el resultado, me entusiasmó, fue memorable, e inolvidable. Yo, hasta entonces, había comprado casi todos sus discos, realmente no eran muchos, y normalmente sencillos: Ara que tinc vint anys, Paraules d'amor, Canço de matinada, La tieta, El drapaire, y los LP; Com ho fa el vent, La Paloma, y el de homenaje al poeta Antonio Machado. Pero después de la actuación en directo que refería en la Gran Vía madrileña, mi lealtad, ¡que digo!, mi fidelidad a Serrat ha sido y sigue siendo absoluta.

En esos años mi compromiso político se hacía más, y más, intenso, y en los setenta, tras la negativa a acudir a Eurovisión dos años antes, el cantautor de la 'Nova Canço', también se compromete cada vez más si cabe; se encierra en el Monasterio de Monserrat, con un amplio grupo de intelectuales y artistas, en protesta con el conocido como: Proceso de Burgos, y contra la pena de muerte, es vetado en las radios y televisión públicas, se exilia en México, aprovechando su traslado a dicho país para dar recitales, colabora con Salvador Allende en Chile.... etc.

Toda su trayectoria política y musical merecía y merece mi máximo respeto, le he seguido y le sigo como a pocos, he dormido de pequeñas a mis dos hijas con sus canciones, y alguno de sus versos, suelo utilizarlos habitualmente, pues considero que su poesía tiene absoluta vigencia. Sólo estoy en descuerdo con él en sus aficiones futbolísticas, pues como es sabido, es 'culé' hasta la médula, y yo soy claramente del Real Madrid, como Tomás Gómez, por cierto. Por todo lo anterior, felicidades Joan Manuel.

sábado, 21 de agosto de 2010

Aguirre, te quedan nueve meses

Antonio Miguel Carmona

El presente artículo ha sido publicado el 20/8/2010 en www.elplural.com

Socialismo en Madrid es que Madrid funcione

Madrid necesita urgentemente un cambio de orientación política en el Consejo de Gobierno de la comunidad autónoma, de la villa y de muchos de los municipios de la región.

Nací en el distrito de Maravillas y allí me crié hasta bien entrada la adolescencia. Mis pasos de niño se confundían entre los coches de la Gran Vía y el hollín de la calle de Fuencarral. Competíamos a la carrera por la calle de la Madera abajo y hacíamos en el suelo porterías con la ropa a modo de postes por donde pasaban los balones viejos que pateábamos descalzos en las plazas de Santa María Soledad Torres Acosta, de San Ildefonso o en la del Dos de Mayo.

Muchos años del PP
Desde 1996 han transcurrido dieciséis años de gobierno de la derecha en la región sin que exista en estos momentos -tanto para el Gobierno de Esperanza Aguirre como para el consistorio de Alberto Ruíz-Gallardón-, una apuesta clara por el futuro, proyectos que ilusionen a la región, a la villa capital y a los municipios que aún son gobernados por el partido de Mariano Rajoy.

Responsabilidad de los socialistas
Los socialistas tenemos una responsabilidad clara de presentar a los ciudadanos y ciudadanas un proyecto nítido que ilusione a todos y cada uno de los madrileños. Durante estos últimos años se ha ido conformando un acervo que ha dado lugar a que estemos en disposición de poder mostrar un programa electoral que impulse una mayoría electoral socialista estable: socialismo en Madrid es que Madrid funcione.

Lección al PP
Me congratulo al pensar que durante estos días el Partido Socialista de Madrid está dando una clara y nítida lección de democracia al Partido Popular. Así se lo he hecho llegar a no pocos miembros de la derecha regional: ellos también deberían defender que la participación en los partidos políticos no sólo es un paso adelante en el progreso institucional, sino que además es un precepto constitucional que obliga a los partidos políticos a ser democráticos.

Lo logrado
A partir de mayo de 2011 tendremos una responsabilidad de gobierno y por lo tanto un compromiso con los ciudadanos que necesitan soluciones y no demagogia improvisada, enfrentamiento institucional o vacíos discursos. Tras estos años de trabajo hemos logrado que, según el CIS, en estimación directa de voto, el PSM-PSOE (11,8%) esté cuatro décimas por encima del PP de Madrid (11,4%).

Los más queridos
Nos quieren los ciudadanos y estos son a los que hemos de dar respuesta. Siguiendo la misma encuesta, el PSM-PSOE es el partido más querido en la región: mientras el 36,4% de los ciudadanos nunca nos votaría, el 40,2% de los mismos nunca votaría al Partido Popular. En ese sentido, hemos logrado mostrar a los que viven en tan singular región que el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid está ciertamente agotado. No sólo porque el 49,5% de los mismos desaprueba la gestión de Esperanza Aguirre frente a tan solo un 38,2% que la aprueba, sino porque los hechos se han impuesto como evidentes, porque el daño a las instituciones ha sido brutal –“Gürtel”, escuchas y seguimientos ilegales, impedimento al control parlamentario-, y porque el deterioro del nivel de vida de quien era la región motor de España ha llegado a los hogares de los residentes de la provincia que alberga a la capital.

Sin tirón
El menor crecimiento regional relativo de los últimos años, fruto de una inexistente política económica regional, ha dado lugar no sólo a un deterioro de las condiciones económicas de los madrileños, sino también a un menor impulso de la economía nacional que no cuenta con el tirón que -como en otras conurbaciones urbanas europeas-, ha de tener la capital. Muy al contrario, vivimos un momento en el que mientras se han gastado setecientos millones de euros en propaganda en los últimos cinco años, han disminuido las inversiones públicas un trece por ciento en el último presupuesto.

La peor en empleo
Por ello el comportamiento del desempleo en Madrid durante los últimos doce meses, según los datos de la EPA del II Trimestre de 2010, ha aumentado casi diez puntos más que la media nacional: un 21,66% en Madrid frente a un 12,28% en España. Madrid es la región de España con peor comportamiento del desempleo: la peor. La respuesta ciertamente graciosa de la Consejera de Empleo de la Comunidad de Madrid es que Madrid aún tiene la Tasa de Paro inferior a la media nacional, situación que viene ocurriendo desde Recaredo (conocido rey visigodo) ; u, ocurrencia tras ocurrencia, atención, la del Portavoz de Empleo del PP en la Asamblea de Madrid, Eduardo Oficialdegui, quien señala sin parpadear que peor está Andalucía porque tiene más parados; una declaración que ha dejado atónitos a no pocos economistas porque según esta ocurrencia de fin de semana, China o Brasil tienen mucho más problema de desempleo que Madrid: ¡Cómo son más!

Barracones frente a propaganda
En Madrid todavía existen municipios donde los estudiantes, los niños y niñas, ante la falta de inversiones del Gobierno regional, estudian en barracones (como en Navalafuente); hay otros lugares donde el recibidor del Ayuntamiento ha de utilizarse como improvisado centro de salud. No en vano la política del Gobierno regional saliente no es otra que reducir las inversiones en universidades un -74% (no es una errata) o la de subir el Metrobús de 7,4 a 9 euros, un 21,60% (tampoco es una errata), lo cual supone quitarle a cada usuario 70 euros al año. Desde que gobierna la conservadora ex ministra de Educación, la presión fiscal ha aumentado en la región del 6,5% al 7% y las Tasas un 7%. ¿Para qué? Para que el Gobierno de Aguirre haya pasado de 133 altos cargos en 2003 a 160 en 2008, para que Tele Madrid tuviera 27 directivos en 2003 y 37 en 2010, para que –como he dicho-, se gasten setecientos millones de euros en propaganda. Socialismo en Madrid es que Madrid funcione. Quedan nueve meses.

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

viernes, 20 de agosto de 2010

Edmond Jabés: el escritor de las preguntas


Yolanda Delgado Batista

El desierto fue el paisaje de su infancia, como fue el de Camus, y aquel calor hermoso que imperó en la niñez, les vedaría de todo resentimiento, y forjaría en ellos una rebeldía indomable con la que después encararon el mundo.
Edmond Jabés nació en El Cairo, en 1912, pero en 1952 los judíos fueron expulsados de Egipto, y Jabés, que entonces tenía cuarenta años se trasladó a París, ciudad en la que había cursado sus estudios universitarios, allí recibió la protección de su amigo y poeta Max Jacob, vinculado al movimiento surrealista, con el que Jabés no llegaría a congeniar. Quizás porque llevaba el desierto dentro, quizás porque tuvo que convivir con su condición de exilado, Jabés buscó retirarse del mundo para crear, para entonar un grito personal, en el desierto de la página en blanco.


Su poesía, su prosa poética, su creación, refleja la ausencia descarnada de la autocompasión, su inconformismo lo dedicará a hurgar en la existencia, y su sentido, y sobre esto escribirá hasta el final de sus días. La escritura lo conduce hasta el precipicio, porque “escribir es enfrentarse a un espejo desconocido”, y Jabés se miró en ese espejo y en vez de respuestas, los bolsillos se le llenaron de preguntas que pesaban como piedras, y él fue escribiéndolas a trompicones, una a una, en El libro de las preguntas, que parece escrita a martillazos, como si se tratara de un diario interrumpido y desordenado, como es la vida, y en ese libro recogerá sentencias, diálogos, y también escucharemos, en ese paisaje baldío, la voz de los rabinos, y el amor de Sara y Yunkel, oiremos el dolor del Holocausto, pero también se escuchará la música del silencio que es como si chillara, porque ya no se puede más, como escribió Cabrera Infante, otro escritor que viviría del exilio y de la música. La obra de Edmond Jabés puede ser leída como un único libro, El umbral y la arena, El libro de las semejanzas, y éste que nos ocupa, El libro de las preguntas, van esculpiéndose sin buscar una forma concreta porque lo que allí se lee carece de un orden innecesario. Lo que importa es el rumor o el silencio, el sonido del viento en el desierto, como si el latir del océano de arena fuera el único que hilara las frases, los diálogos, y sobre todo las preguntas. Y Edmond Jabés escribe porque el libro es su universo, su país, su techo y su enigma, y las palabras poseen una dimensión de trascendencia y de revelación que Jabés, como judío, aprendió a no abandonar jamás.
Será un explorador de palabras, a las que desnudará hasta el alma, e intentará nombrarlas de nuevo, como si quisiera estrenarlas de nuevo. Jabés oye el silencio del desierto, ese desierto que se llevó como recuerdo de la infancia, donde las palabras florecen como rosas y son el maná de su exilio.





"La palabra es una isla.
El libro es un océano poblado de islas.
Es un cielo acribillado a estrellas. La isla, la estrella son figuras del exilio”



¡Señor el Pueblo! (Pensamientos decapantes)

Falstaff

¡Señor el Pueblo! ¡Que Pase!



miércoles, 18 de agosto de 2010

Mi amigo Tomás Gómez

Eduardo Sotillos

Este artículo ha sido publicado en el Suplemento La Crónica de EL MUNDO, el día 15/8/2010

En verano de 2008 yo era un veterano periodista -bueno,viejo- participante en tertulias de radio y televisión, comentarista político en algunos medios y, en consecuencia, capaz de soltar alguna impertinencia sobre el Secretario General del PSM, al que no conocía personalmente. Así que no me sorprendió demasiado recibir una llamada suya proponiéndome un encuentro. Dispuesto a escuchar quejas en las que apelara, además, a mi condición de militante socialista, llevaba la respuesta preparada:"Oye, la ideología no va a interferir en mi práctica profesional". No pude decir nada. Tomás me planteó un discurso de regeneración del socialismo, de los valores que defendía para transformar la sociedad madrileña, de su ilusión por formar un equipo con gotas de añeja militancia junto a la nueva generación que él, evidentemente, representaba. Me entusiasmó. Y pensé que si eso lo había conseguido en una hora, a pesar de mis naturales reticencias a abandonar de nuevo el periodismo, ese hombre era capaz de cumplir sus compromisos y mantener sus ideas contra viento y marea.
En esos dos años le he visto construir su proyecto y predicarlo con la misma dedicación ante un puñado de ciudadanos que ante millones de personas en los medios de comunicación.
Es difícil seguirle en su actividad. Tiene Madrid en la cabeza. Es honrado y austero. Para desesperación de quienes tienen que proyectar su imagen, rehúye las fotos-oportunidad y elude sus rasgos personales. Para no molestar a sus alumnos ha ocultado sus clases en la Universidad. Cuenta bien los chistes e imita con gracia a personajes populares, pero no lo hará en televisión. Pinta y dibuja profesionalmente, pero me costó lo indecible que se supiera que eran obra suya las felicitaciones de navideñas. No fuma, pero transige en que hablemos en una cafetería donde yo pueda hacerlo. Le gustan las corridas de de toros, y ahí discrepamos. Encima soporto que sea del Real Madrid...
Escucha a sus colaboradores y toma notas con cuadros sinópticos, pero nos sorprende, a veces, con decisiones propias generalmente acertadas: sospecho que nacen de sus amigos de siempre y del buen sentido de su entorno familiar. No culpa a los demás de sus errores.
No le conocen los que pensaron que era un peón dócil incapaz de resistir presiones y no mantener su palabra, y la de mucha gente a su alrededor. Por eso, cuando en mayo del año que viene se prepare a gobernar la Comunidad de Madrid, este veterano periodista volverá a su tarea de escribir un ensayo sobre la dignidad política y le tomará como referencia.

Eduardo Sotillos es Secretario de Comunicación del PSM y fue portavoz del primer gobierno de Felipe González.

lunes, 16 de agosto de 2010

Recordando a Carmen García Bloise

Javier Gil

Escuchaba a Tomás Gómez en una entrevista radiofónica, un día de esta pasada semana, y reconozco que me llenó de satisfacción, las múltiples veces que hizo referencia a su participación; antes en las primarias, y después (como espero y deseo) en las elecciones para la Presidencia de la Comunidad de Madrid, como un "compromiso ético".

Inmediatamente, sin poder, ni querer, por supuesto evitarlo, me acordé de Carmen García Bloise, a la que conocí, y de la que siempre he tenido múltiples referencias, de primera mano, a través fundamentalmente de mi amigo Javier Pérez Bazo. Carmen, secretaria de organización del PSOE (1979-1984), siempre ha representado para mí, las convicciones, el compromiso, la solidaridad con los menos afortunados, y todo con una forma de ser y estar, tan sencilla y evidente, que insisto, no dejaba de sorprenderme. Su casa de Moratalaz, exenta de todo lujo, ¡qué digo lujo!, incluso exenta de cualquier muestra que pudiera parecer, no encontrarte en la casa de una familia trabajadora, con la dignidad y el gusto de Carmen, por supuesto, pero sencilla y amable como ella.

Su vida, lo creo firmemente, debería ser un ejemplo para muchos dirigentes políticos, sobre todo de la izquierda. Y lo creo así, pues contrasta de modo evidente con otras formas de vida, que también he conocido, y de las que tengo que hacer esfuerzos por recordar, dado que no son precisamente un ejemplo. También tengo muy claro, como decía Gandhi, que: "si no vives como piensas, terminarás pensando como vives".

Carmen García Bloise (Madrid 1937-Madrid 1994), en 1948, se exilia junto con sus padres a Francia. A los 15 años ingresa en las Juventudes Socialistas, y a los 20 años se afilia al PSOE y a la UGT. Estudia peritaje Mercantil y se diploma en Organización de Empresas. Trabaja como contable en la fábrica Renault de París, donde también desarrolla una destacada labor como sindicalista. Colabora con Miterrand, formando parte de su equipo en la campaña electoral de las presidenciales francesas de 1964. Dentro del PSOE, y hasta su regreso a España en 1975 (donde se encarga de las finanzas del partido), se dedica activamente a la idea de trasladar la dirección del partido al interior, en contra de los criterios de la Comisión Ejecutiva liderada por Rodolfo Llopis, hasta llegar al Congreso de Suresnes, en el que su trabajo fue determinante para conseguir el triunfo renovador encabezado por Felipe González.

Diputada, por Madrid, en todas las legislaturas hasta su muerte, a causa de un problema de hígado que le exigió dos trasplantes, producida en el Hospital Gregorio Marañón, el 16 de julio de 1994. Su entierro, al que además de multitud de personas cercanas al PSOE, y su plana mayor, congregó a gran cantidad de políticos de todo el arco parlamentario de entonces. Fue una prueba evidente de ese compromiso ético del que hablaba al comienzo, y que le acompañó toda su vida. Entre todos los comentarios que hubo tras su fallecimiento, me quedo, sin duda, con el que realizó el entonces Presidente del PSOE, Ramón Rubial: "el mejor recuerdo será imitarla".

domingo, 15 de agosto de 2010

Inuit

Antonio Miguel Carmona


Este artículo ha sido publicado el 14/8/2010 en www.elplural.com


Leo una maravillosa noticia en The Guardian: investigadores de la Universidad de Cambridge vivirán en el Ártico con el fin de rescatar el idioma inuktun debajo del hielo.


El profesor Stephen Pax Leonard abandona Inglaterra este fin de semana con el fin de pasar un año en el poblado más septentrional de los habitantes del Ártico; un año en el que convivirá con los inuit, la oscuridad y -40 grados de temperatura.

En mis primeros años como profesor impartí una asignatura que se llamaba Estructura Económica Mundial recientemente transformada en la actual Economía Mundial. Eran los últimos años en los que todavía se observaba en Economía la influencia del estructuralismo a través de las aportaciones de José Luis Sampedro, Ramón Tamames o Román Perpiñá Grau.

El estructuralismo, sin embargo, no sólo se atenía al mundo de la Economía, sino que formaba parte de numerosas disciplinas entre las que caben destacar la Filosofía, la Psicología, la Antropología o la Lingüística.

En aquel entonces, todavía embebidos por el estructuralismo ya decadente de nuestros maestros, algunos alumnos devoramos literatura estructuralista de otras disciplinas distintas a la Ciencia Económica. Así cayó en mis manos una obra tan interesante como El lenguaje (1933) de Leonard Bloomfield, maestro de Noam Chomsky. Los trabajos de Bloomfield, fundador de la Sociedad Lingüística de los Estados Unidos, sirvieron, entre otras aportaciones, para conocer el principal idioma de los nativos del norte de América: el algonquino.

Del algonquino hemos tomado la palabra esquimal -que significa comedores de carne-, y que nos ha servido para nombrar erróneamente a los habitantes del Ártico. Sin embargo, lo que nosotros llamamos esquimales no son otros que el pueblo inuit conformado por hombres y mujeres inuk. Porque en su lengua y en los diferentes dialectos pertenecientes a los habitantes más cercanos al Polo Norte, inuk significa hombre, si bien, su conjunto conforma el llamado pueblo inuit.

Los inuit viven en las tundras del norte del Canadá y en Groenlandia, un lugar donde se cuenta que en el comienzo del mundo sólo estaban el hombre y la mujer. Pero fue la mujer quien le pidió a Kaila, el Dios del Cielo, que procreara la tierra, de tal forma que Kaila le dijo a la mujer que hiciera un agujero en el suelo y de él extrajera todos los animales, peces y mamíferos, hasta llegar al más bello: el caribú.

Stephen Pax Leonard es un lingüista antropológico que ha observado que una variante del idioma de los inuit está desapareciendo. Un dialecto que nunca fue escrito y que se ha transmitido por tradición oral de padres a hijos: el inuktun.

Un idioma fósil que ha persistido en gran parte por el aislamiento de estos hombres y mujeres del Ártico. De hecho, los inuit creían que los únicos habitantes de la tierra eran ellos hasta que observaron asombrados la llegada en 1818 del escocés John Ross. El explorador británico se asombró de la multitud de términos que el idioma de los inuit, el inuktun, poseía para denominar la nieve: la nieve en el suelo se dice aput, sin embargo los copos de nieve cayendo son qanik.

Se muere gran parte del inuktun enterrado en el hielo y víctima del cambio climático que ha provocado el desplazamiento de una parte de los inuit hacia el sur de Groenlandia, cambiando el suelo de hielo por apartamentos públicos. Leonard se ha propuesto, tal como hizo Bloomfield, estructurar y rescatar un dialecto que se muere. Un fósil lingüístico, repito, que este científico ha de recuperar en uno de los pueblos más al norte de los inuit, Siorapaluk, un poblado de no más de setenta habitantes donde aún persiste vivo este dialecto.

La Universidad de Cambridge, por lo tanto, ha encargado y financiado con dinero público, la recuperación de un dialecto que de lo contrario no estaría ni mencionado en las enciclopedias. Si Stepehn Pax Leonard hubiese nacido en la Comunidad de Madrid, donde las inversiones en universidades han disminuido un -74%, no hubiese tenido la oportunidad de poder desarrollar un trabajo científico de esta envergadura. Hubiese tenido que conformarse con leer un periódico distinto a The Guardian en alguna terraza de verano de la calle Alcalá.

Antonio Miguel Carmona es profesor de Economía y secretario de Economía del PSM-PSOE

viernes, 13 de agosto de 2010

Tiempo de rebeldía


Yolanda Delgado Batista

Ochenta y un millones de jóvenes desempleados en el mundo, mujeres lapidadas por reivindicar derechos humanos frente a los hombres, cayucos cargados de promesas de futuro varados en la playa, catástrofes medioambientales por los que nadie paga. Algo está fallando. En nuestros hogares los hijos se han convertido en tiranos. El salario cada vez alcanza para menos. Nuestro trabajo día sí, día no, se tambalea en la cuerda floja. Algo no funciona y nos está exigiendo un cambio a gritos. Anestesiados por las derrotas casi seguras, hemos preferido acallar nuestras conciencias, y los problemas que lo arregle el último en llegar. (Menuda herencia le espera a los jóvenes)

A Ortega y Gasset lo hemos tirado por el retrete. Los filósofos de hoy escriben sobre la escuela de House, en la que todo el mundo miente. Hemos desterrado de nuestro lado todo lo que huela a valores, educación y pensamiento. No es guay, y además muy aburrido. Así que sin grandes esfuerzos por hacer estudios de mercados sesudos, es fácil reconocer que la sociedad actual es una potente fábrica de neuróticos, paranoicos, pusilánimes, depresivos, egoístas, conformistas, ombliguistas, y otras clases de "istas" aún más peligrosos y contaminantes que aquellos.

Es tiempo de ser rebeldes, en el sentido de Camus. Un hombre que dice que no, es consciente de su condición de esclavo a la que ha decidido poner fin. Un hombre que se rebela sabe lo importante que es sentirse arropado por los otros hombres. Sólo desde la complicidad, sólo desde la solidaridad podremos cambiar las circunstancias. A partir de esto, las circunstancias y la historia pertenecerán a todos. "Yo me rebelo, luego nosotros somos".

miércoles, 11 de agosto de 2010

Una estrella se forjó en Atenas


Emilio A. Egea

La noche es mágica; la luna platea las copas de los pinos mientras la brisa mece sus ramas arribadas a una montaña que parece expectante a la espera de que las primeros polvos estelares se descuelguen de las perseidas, dando comienza a la lluvia de estrellas. En la distancia un halo de luz ilumina el firmamento: es la ciudad de Madrid centro neurálgico de nuestra comunidad.

Mientras saboreo un Baylis, aquí en la terraza, dominando el valle, dejó volar la imaginación al tintineo de una ilusión que como un géiser emana muy de dentro, cerca del corazón. No es irracional, como socialista madrileño, un sentimiento de libertad bulle tomando de la mano infinidad de pensamientos.

El primero y más grande es la loa a la democracia, manifestada por estas primarias; éste proceso de elección que nos permitirá elegir a nuestro candidato que arroparemos si es posible hasta la puerta del Sol.

La segunda alegría, es que este proceso nos diferencia una vez más de otro partido cuyos principios colisionan con un modelo democrático en él que en ocasiones demuestran no creer. Ellos se amparan más en las doctrinas de Maquiavelo, a la hora de seguir a un líder, mientras nosotros preferimos las concepciones de Erasmo de Rótterdam; ¿O no es mejor seguir a un referente por ser éste amado que no temido?

Y es que su filosofía encumbra la concepción humana resaltada por Hobbes, donde el egoísmo individual es el motor del comportamiento humano, mientras que otros abrazamos la concepción socializadora e intrínsicamente positiva resaltada por Rousseau. Sí, si nos tuviésemos que transportar a la antigua Grecia nosotros elegiríamos Atenas mientras ellos a bien seguro arribarían en Esparta.

El tercer motivo de satisfacción es contar con dos magníficos candidatos a la hora de presentar la madre de todas las disputas democráticas, ya que ubicar a la Sra. Aguirre en la oposición sería como restituir su contenido a la caja de Pandora.

A todo esto si no fuere suficiente, entre ellos, el tener la certeza, de contar con la persona idónea para ser el presidente de nuestra comunidad y que esta persona sea socialista es el mayor orgullo.

Paseando por Parla, buscando una respuesta a lo inaudito, que es que un político obtenga tan abrumador apoyo popular, encontré la respuesta. Si alguien no ha defraudado y has palpado su cercanía, negar lo que espero que la mayoría de la militancia anhela, es una osadía. Sinceramente si alguien por trabajo e integridad merece ser presidente de la comunidad de Madrid creo que este es nuestro secretario general.

Mientras le doy vueltas a estos pensamientos veo surcar una estrella por el firmamento. A bien seguro forjada en Atenas, cuna de la democracia.

lunes, 9 de agosto de 2010

Socialdemocracia, por supuesto

Javier Gil

Tengo que admitir sin duda, que me estoy haciendo muy mayor, pues cada día entiendo más y mejor a Eduard Bernstein, el revisionista por antonomasia, y además, reconozco también, que llevo entendiéndole desde ya hace unos cuantos años. Revisionista, que en mis años de revolucionario, no sólo no admitía cuando, a modo de ofensa política, me lo aplicaban la izquierda más radical de entonces (años 1970), y lo hacían indudablemente con ánimo de insultar, pero también tengo que reconocer que me sentía ofendido de verdad.

Mi concepto de cambiar las 'cosas', pasaba ineludiblemente por la revolución y la ruptura, pero jamás por las reformas, para mí entonces absolutamente inadmisibles como método, e impensables siquiera como posible opción. Y por qué lo que en su día era para mí una ofensa hoy, en cambio, admito y afirmo que cada día estoy más de acuerdo con Bernstein, al fin y al cabo el 'inventor' del 'insulto'. Paso a explicarlo; el considerado por muchos, como: 'el padre de la socialdemocracia alemana', nacido en 1850 (el mismo año que Pablo Iglesias), en una familia judía, seguidor de Marx y Engels, y albacea de la propiedad intelectual de éste último, pero discrepando en cuestiones fundamentales con ambos. Entendía que la libertad, la justicia y la solidaridad, eran, o debían de ser, los cimientos de la sociedad, e igualmente pensaba en la posibilidad de transformación del capitalismo al socialismo mediante un proceso de reformas políticas y económicas, graduales, por lo que la confrontación electoral y la presencia en los parlamentos de los partidos socialdemócratas se transforma en el método central de avance al Socialismo. La dictadura del proletariado, él la sustituía por el partido de los proletarios, entendiendo éstos de un modo amplio, incluyendo incluso al pequeño empresario, y ante la destrucción del estado, oponía la utilización y la defensa de la democracia, para conseguir mejoras sociales para los ciudadanos, a través de sus Instituciones.

También son conocidos sus enfrentamientos en los debates que mantenía con Rosa de Luxemburgo, de acuerdo ambos en el fondo, pero en desacuerdo en las formas, el primero defendiendo el revisionismo y la segunda la revolución. Sí quiero destacar el optimismo con que ambos defendían sus posturas, a finales del XIX principios del XX, seguramente ante el convencimiento de que el cambio era posible, y por uno u otro método se produciría, y que contrasta, a mi juicio, con el fatalismo que vivimos en la sociedad actual.

Lo anterior, para mí, es razón suficiente, y también necesaria, para entender a Bernstein, como decía al comienzo, y no sólo entenderlo, sino decididamente apoyar su modo de entender el cambio hacia una sociedad: más libre, más justa y más solidaria. Socialdemocracia, al fin y al cabo.