miércoles, 21 de julio de 2010

Me sabe mal



Noel Leunam

Deambulando por delante del Caserón del Correo de Sol, me viene a la cabeza y “me sabe mal” que se haya quedado sin replica política el arreón que pegó, la semana pasada, el Secretario General de los populares madrileños ante el archivo de la causa por espionaje a sus compañeros de partido Cobo, Prada y Rodríguez.

La reacción de Granados (no el tenor, sino el Consejero de Aguirre) ha sido la típica de aquel que ha visto muy de cerca la posible imputación penal y que sintiéndose salvado por la campana con un “uf, que alivio que casi me atropellan”, recomponiendo el gesto y la figura como si no hubiera pasado nada, la ha emprendido, con brutal inquina, contra las victimas de uno de los hechos más deplorables que pueda haber en una sociedad, cual es entrometerse en la sacra intimidad de las personas (el auto de la juez no ha dicho que no hubiera espionaje) pidiéndoles la inmediata dimisión de sus cargos institucionales por su torpeza al atreverse a denunciar lo acontecido.

Cuan bueno y gratificante para el sistema político hubiera sido que D. Francisco hubiera usado la misma vara de mesura y diligencia con sus otros compañeros de banca parlamentaria que (esos si que lo están) se encuentran imputados formalmente como autores de los delitos que se han descubierto en la trama de corrupción y enriquecimiento conocida como Correa (en tudesco, Gurtel). Bien sabe el Sr. Granados que la fuerte fianza solicitada por el juez señala la mas que presumible certeza de la comisión del delito que se les achaca y que solo se librarán de la pena solicitada (si ha lugar a ello) por los defectos de forma que se puedan encontrar en el desarrollo del proceso al que tienen derecho como ciudadanos.

Echo mucho de menos que hubiera pedido la dimisión de estos tres diputados populares pues su continuación como tales en la Asamblea de Madrid si que es una verdadera macula y un desdoro para la institución madrileña.

Como será de chocante el asunto, que la Presidenta Aguirre con el fino olfato político que la caracteriza, preguntada ayer sobre lo dicho por Granados, se ha desmarcado del mismo manifestando que sus opiniones (las de D.Francisco) son meramente personales: ¿personales? Si salió detrás de un estrado en el que se apreciaba que hablaba en nombre de una organización política….Pero Dª Esperanza le dijo a la prensa “a mi que me registren, que yo ya tengo bastante con lo mío…vayan a ver a D.Francisco y pregúntenle a él”.

Mala suerte para Madrid y sus instituciones. Otra vez será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario